Quiénes son los millonarios que pierden sus fortunas con la caída del mercado cripto

Brian Armstrong, CEO de coinbase en un evento de la compañía en India.

 

 

En noviembre, el fundador de Coinbase Global Inc., Brian Armstrong, tenía una fortuna personal de USD 13.700 millones. Pero la cifra se redujo significativamente a USD 2.300 millones, según indica el índice de multimillonarios de Bloomberg. Esto sucede después de que una venta masiva de monedas digitales, desde bitcoin hasta el éther, provocando una fuerte caída en el valor de mercado de Coinbase, que es la bolsa de criptomonedas más grande de los Estados Unidos.

Por Infobae

Las acciones de la empresa se han desplomado un 78% desde su oferta pública inicial en abril del año 2021 hasta el miercoles, donde cayeron otro 24% llevando a las acciones a un total de USD 54.91. Esto sucede después de que la empresa advirtiera que se esperaba que el volumen de las operaciones y que los usuarios que realizan transacciones mensuales, sean menores en el segundo trimestre en comparación con el primero.

Por lo tanto, se han generado dudas sobre la capacidad de Coinbase para resistir la fuerte caída de los precios de las criptomonedas, esta discusión obligó a Armstrong a salir a defender su empresa en Twitter indicando, “no hay riesgo de quiebra”, ni siquiera ante un evento de “cisne negro” y que “los fondos de los usuarios están a salvo”.

Lo que esta sucediendo, es que las multimillonarias fortunas en criptomonedas que han incrementado en los últimos dos años están desapareciendo, a partir de una venta que comenzó con las acciones tecnológicas y se extendió hasta el dinero digital. Tanto bitcoin, la criptomoneda más popular, como éther han caído mas de 50% desde sus máximos historicos a fines del año pasado. Por otro lado, terraUSD, una moneda estable algorítmica, corre el riesgo de desplomarse por completo. Está muy lejos de lo que era hace solo unas semanas, cuando la comunidad de criptomonedas estaba de fiesta en Miami.

Si bien casi todos los tenedores de criptomonedas han sufrido la caída de sus fortunas, algunas de las mayores y más visibles pérdidas, se concentra entre los fundadores de las bolsas donde los operadores compran y venden monedas digitales.

 

Zhao Changpeng

 

Al menos sobre el papel, Changpeng Zhao, el director ejecutivo de Binance, ha perdido una fortuna aún mayor que la de Armstrong. Zhao debutó en el índice de riqueza de Bloomberg en enero con un patrimonio de USD 96.000 millones, convirtiendolo en uno de los mayores del mundo. Ahora, el miércoles, se había reducido a USD 16.000 millones. Para calcularlo se utilizó como base el valor empresarial promedio respecto a los múltiplos de ventas de Coinbase y la criptoempresa canadiense, Voyager Digital.

Las bolsas de criptomonedas en Estados Unidos parecen estar sufriendo un mayor declive que sus competidores internacionales. Los volúmenes de negociación en Coinbase han caído de forma sostenida desde principios de año, mientras que Binance como empresa se encuentra más centrada en el ámbito internacional, ha podido experimentar con un repunte en el volumen del mes pasado. De todas maneras, el negocio de Binance en Estados Unidos experimentó un descenso aún más pronunciado que el de Coinbase.

 

Comparación de los valores de criptomonedas, Binance y Coinbase

 

También Tyler y Cameron Winklevoss, cofundadores de la bolsa de criptomonedas rival Gemini, han perdido cada uno alrededor de USD 2.100 millones, aproximadamente el 40% de su patrimonio adquirido este año. Asimismo, Michael Novogratz, director ejecutivo del criptobanco mercantil Galaxy Digital, vio cómo su fortuna se desplomó desde los USD 8.500 millones, a principios de noviembre, a USD 2.900 millones.

Armstrong tampoco es el único multimillonario de Coinbase que esta perdiendo dinero, sino que el cofundador Fred Ehrsam, un explorador de Goldman Sachs Group Inc., actualmente tiene un patrimonio de USD 1.100 millones, a partir de un descenso de más del 60% en lo que va del año. Los bonos de Coinbase también se han desplomado, recientemente se estaban cotizando en línea con algunos de los valores con calificación “basura” más riesgosos.