Era reina de la belleza infantil, fue asesinada en su casa y el crimen nunca se resolvió

El caso de JonBenét Ramsey fue tratado en diversas investigaciones cinematográficas

 

En 1996, JonBenét Ramsey tenía seis años y una vida conjugada por la belleza más ponderada, un entorno con el mayor bienestar económico y una familia en una aparente armonía.

Por: Clarín

Sin embargo, su destino quedó trunco en la Navidad de ese año, cuando fue encontrada asesinada en el sótano de su casa. El caso generó una inmensa conmoción y las especulaciones no tardaron en aparecer.

JonBenét era hija de John y Patsy. El en esos años era presidente de una empresa de servicios informáticos, tenía un marcado éxito en los negocios y un matrimonio anterior. Ella había sido reina de belleza de Virginia durante su juventud.

También integra su familia Burke, el hijo mayor del matrimonio, tres años mayor que JonBenét.

Con la clara motivación de su madre, la niña desde muy pequeñita estaba fascinada con el mundo de la belleza.

No solo jugaba a ser una mini diva -maquillada y con disfraces que le daban un aspecto sexualizado- y a hacer una especie de alarde de su cabellera rubia y sus rasgos delicados.

Además su mamá la anotaba en todos los concursos de belleza infantiles que se realizaran en Estados Unidos (certámenes que hoy están en desuso y cuestionados por la cosificación de las niñas).

Para la madre, tener que trasladarse o disponer de ese tiempo no era para nada una dificultad. A simple vista, podría arriesgarse que proyectaría en JonBenét sus sueños y metas propias.

Así fue que a su corta edad fue elegida como Little Miss Colorado, America’s Royale Miss y National Tiny Miss Beauty.

La última Navidad de JonBenét

Los artículos periodísticos de ese momento cuentan que después de la cena del 25 de diciembre, la familia visitó a unos amigos y volvió temprano ya que al día siguiente viajarían desde Colorado, su lugar de residencia, a Michigan.

En ese plan, de acuerdo al testimonio de Patsy, ella se levantó a las 5.30 de la mañana. Al dirigirse a la planta baja de su casa, encontró una nota en la escalera.

Como contó el Daily Mail, en letra manuscrita y con una extensión de tres páginas, el texto decía que una banda había secuestrado a la pequeña y que pedían por su rescate unos 118.000 dólares.

Inmediatamente llamó Patsy a la policía y se gestó el caso que conmocionó a la opinión pública.

Ante la comunicación, la primera recomendación de la policía fue que buscaran por toda la casa algún indicio.

Siguieron esta recomendación y así fue que encontraron muerta a la pequeña en el sótano.

Con la autopsia, se determinó que la nena había sido abusada, que tenía una fractura en el cráneo y signos de estrangulamiento.

El caso de JonBenét en la prensa

Los medios de Estados Unidos enseguida posaron su atención. Las coberturas fueron de gran despliegue y las especulaciones no tardaron en aparecer.

Una parte de la opinión pública puso sus sospechas en la familia.

En especial, por su singular comportamiento. Las notas cuentan que contrataron al instante abogados especializados en casos difíciles y un agente de relaciones públicas que llevara los vínculos con la prensa. Al mismo tiempo, ellos se negaron a colaborar con la policía.

Un segmento sostenía que la niña había sido asesinada por su madre, que, cansada de su incontinencia nocturna- la golpeó y mató de manera accidental.

Otro, que había sido su hermano, en un ataque de celos por el lucimiento y la atención que se llevaba la pequeña. También se dijo que el padre abusaba de ella. De acuerdo a estas teorías, la familia encubrió el crimen.

Pero, quienes desestimaban la participación del círculo íntimo, destacaban la información que los desvinculaba. Entre estos datos, el material genético encontrado cerca del cuerpo de la niña y un vidrio roto en la bodega de vinos que podría haber servido para entrar a la casa.

Quién mató a JonBenét

La investigación judicial fue controvertida y paralelamente la familia Ramsey hizo un rastreo privado. Pero nunca se encontraron pruebas claras y los fallos también tuvieron idas y vueltas.

En 1999, el gran jurado votó por imputar a los padres, pero el fiscal Alex Hunter decidió no acusarlos por falta de pruebas.

Más tarde, en 2006, un experto del FBI concluyó que el perfil del autor de la nota para el rescate coincidía con el de la madre.

Dos años más tarde la justicia resolvió que la familia no tenía relación con el asesinato.

También hubo otros sospechosos: Gary Oliva, un pedófilo que había estado preso y vivía cerca de los Ramsey; John Mark Karr, un profesor de primaria en Tailandia que aseguró haberla matado; Bill McReynolds, un amigo de la familia al que le gustaba vestirse de Papá Noel; Michael Helgoth, también en la zona y con antecedentes por agresión sexual. Pero todos sus perfiles fueron desestimados.

Con el caso en suspenso, hace dos años surgió una nueva línea. Un testimonio aseguró que Randy Simons, un fotógrafo de 66 años, fue detenido por 15 cargos de pornografía infantil, podría ser el responsable. El le había hecho un book y después del crimen se mostró preocupado por una coartada.

También se dijo que la pequeña no estaría muerta y que en realidad sería Katy Perry.

Qué pasó con la familia Ramsey

La madre, Patsy, murió por un cáncer de ovarios a los 49 años, diez años después del asesinato y antes de ser señalada por la justicia como sospechosa.

Burke ronda hoy los treinta y pico. Recién hace cinco años dio por primera vez una entrevista donde reconoció que ellos fueron sospechosos.

El padre, John, tiene 77 años. Estuvo en pareja un tiempo con la madre de un resonante caso de una adolescente asesinada. Desde 2004 se dedica a la política y tendría una nueva esposa.