Frodo, el aterrador chimpancé que se comió a una niña luego de arrebatársela a su madre

Cortesía

 

Hace 20 años, un chimpancé adulto le sacó una beba a su madre y la mató mientras ambos paseaban por un parque nacional.

Por: Clarín

El cadáver de la niña, parcialmente devorado, fue descubierto en un árbol, lo que provocó un llamado generalizado para que se sacrificara al chimpancé, Frodo.

Desde muy joven, Frodo era grande y agresivo. Nacido el 30 de junio de 1976 en el Parque Nacional de Gombe, Tanzania, formaba parte de la comunidad de chimpancés de Gombe que hizo famosa la antropóloga y primatóloga británica Dame Jane Goodall.

La doctora Goodall le puso el nombre de Frodo, en honor al personaje de El Señor de los Anillos, ya que por aquel entonces le leía los libros a su hijo.

Su madre, Fifi, era una de las matriarcas dominantes en Gombe y dio a luz a nueve chimpancés, incluido Frodo. Ya de pequeño mostraba signos de travesura y problemas, y agarraba los cuadernos y anteojos de la doctora Goodall cuando ésta intentaba estudiarlo a él y a su madre.

Goodall describió a Frodo en una entrevista con la BBC como un “auténtico matón”. A medida que crecía, se hizo más grande, llegando a pesar hasta 50 kilos, lo que le convirtió en uno de los chimpancés más pesados de la comunidad.

Era un hábil lanzador de piedras y lanzaba piedras a los humanos con una precisión alarmante y cargaba contra los turistas, golpeándolos y derribándolos. Frodo también aprendió a hacer rodar rocas por las colinas contra sus enemigos, ya que su comportamiento se volvió más violento.

Ataque de horror

El 15 de mayo de 2002, Rukia Sadiki paseaba por el Parque Nacional de Gombe con su sobrina de 16 años y su hija pequeña Miasa.

Habían tomado el sendero público muchas veces desde su pueblo hasta el lago Tanganica, y Rukia conocía a Frodo de toda la vida, ya que estaba casada con uno de los asistentes del parque. Sin embargo, ese día, los visitantes estaban siendo seguidos.

De repente, Frodo saltó de los árboles y se llevó a la beba Miasa, de 14 meses, antes de desaparecer en la selva.

En declaraciones a BBC Horizon en 2004, Rukia dijo: “Me sentí abrumada por el repentino ataque. El chimpancé empezó a desenvolver la tela con la que había atado a mi bebé a la espalda y luego huyó con mi hija”.

Tras una búsqueda aterradora, los guardas del parque encontraron a Frodo sentado en un árbol. Cuando los guardias se acercaron, el chimpancé, ya crecido, salió corriendo, dejando atrás un espantoso hallazgo.

La beba había sido golpeada hasta la muerte y parcialmente comida antes de que el cadáver grotescamente mutilado fuera abandonado. La matanza de Miasa conmocionó al mundo y provocó llamados para que Frodo -apodado por la prensa “el mono demoníaco”- fuera sacrificado.

En el mismo programa, Dame Goodall dijo a la BBC: “Frodo mató a un bebé humano, algo que habíamos predicho que ocurriría durante mucho, mucho tiempo”. Y agregó: “Los chimpancés son cazadores y, aunque en Gombe su presa favorita son los bebés de mono, los seres humanos son otro tipo de primate”.

En su momento, el director de investigación de chimpancés del Parque Nacional de Gombe, Shadrack Kamenya, dijo: “El comportamiento de Frodo durante este incidente parecía más bien parte del comportamiento natural de caza de los chimpancés, parece que pueden ver a los bebés humanos igual que ven a las crías de otras especies como los monos colobos y los babuinos: como presas potenciales”.

La muerte de Frodo

Siete meses después de la muerte de la pequeña beba de 14 meses, una misteriosa enfermedad arrasó el campamento de Gombe y Frodo se enfermó gravemente.

“Me sorprendí cuando vi a Frodo entrar en el campamento de investigación en enero de 2003”, dijo la bióloga conservacionista Lilian Pintea. “Al principio no lo reconocí porque estaba muy delgado. Se le veían los huesos de la cadera”.

Frodo se volvió menos sociable, pero seguía mirando a los humanos que se acercaban y era evitado por los otros chimpancés. “A medida que perdía peso, empezó a retirarse -e incluso a esconderse- del grupo”, dijo la investigadora Anne Pusey. “Cuando sentía dolor, se tiraba en el suelo con las rodillas recogidas hacia el pecho, jadeando tranquilamente”.

Fue tratado con antibióticos y finalmente mejoró, pero nunca recuperó su condición de macho alfa.

El domingo 10 de noviembre de 2013, Frodo murió a los 37 años por una herida infectada en la ingle causada por un perro.