En Ciudad Guayana “no todo lo que brilla es oro”: en los Buscadores de Libros muchos hallan un tesoro

En Ciudad Guayana “no todo lo que brilla es oro”: en los Buscadores de Libros muchos hallan un tesoro

 

 

 

 

 

El espacio parece haberse quedado pequeño. Hay estantes de todos los tamaños, llenos de libros de variados temas, los cuales van dirigidos tanto a niños como a adultos. El ambiente está lleno de alegría y sabiduría. Y las opciones no solo se limitan a libros, sino que también ofrecen talleres, foros y otras actividades que enriquecen la formación de los pequeños.

Pableysa Ostos // Corresponsalíalapatilla.com

Mariela Mendoza es la mente maestra detrás de los Buscadores de Libros, una organización sin fines de lucro que funciona desde hace más de 10 años en Ciudad Guayana al sur del país.

Buscadores de Libros nació en 2010. Mendoza afirma que gracias a una nota de prensa encontró a alguien que, al igual que ella, estaba interesada en los encuentros literarios.

Después de una llamada telefónica, la conexión fue inmediata: tenían los mismos intereses y así se hizo la magia de Buscadores de Libros. “El deseo de compartir entre amantes de la lectura experiencias lectoras, historias y recomendaciones, en encuentros que permitieran el intercambio de libros. Fue el inicio de todo este movimiento literario que ha logrado posicionarse en el corazón de Ciudad Guayana y paulatinamente ganando voluntades más allá de nuestro entorno”.

Primeros pasos

En Ciudad Guayana “no todo lo que brilla es oro”: en los Buscadores de Libros muchos hallan un tesoro

 

 

 

 

 

El primer encuentro se dio durante un bazar realizado en el Centro Comercial Ciudad Alta Vista. “Nos recibieron con los brazos abiertos. Entre sorprendidos y agradecidos, las personas que pasaban y a quienes les hacíamos la pregunta que más repetimos ¿Te gusta leer? Y así comenzó la gran aventura de ‘Dar de leer’ y conquistar ‘más lectores, mejores ciudadanos’. Ese es nuestro mantra”.

Luego empezaron a visitar las universidades de Ciudad Guayana: Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Universidad Gran Mariscal de Ayacucho (UGMA) y la Universidad Bicentenaria de Aragua (UBA). Admite que no han parado en el afán de acercar a la gente al maravilloso mundo de la lectura.

Desde el año 2017 tienen una sede repleta de libros. En esta se encargan de clasificar, reubicar, distribuir en escuelas públicas, colegios, hogares, universidades y en cualquier sitio donde haga falta.

Proyecto social

En Ciudad Guayana “no todo lo que brilla es oro”: en los Buscadores de Libros muchos hallan un tesoro

 

 

 

 

El próximo 25 de julio, Buscadores de Libros llega a sus 12 años. Mendoza confiesa sentirse feliz de contar con un programa social llamado ‘Juntos hacemos la diferencia’. En ese proyecto apoyan a unos 14 niños del sector de Cambalache, en Puerto Ordaz, en su proceso educativo hasta que se gradúan de bachiller. Este inició en 2019.

“La pandemia nos llevó a crear una mini biblioteca a la que llamamos El rincón del saber, donde el ama de casa de un hogar de la comunidad de Cambalache, cedió un espacio de su sala para que nosotros instaláramos anaqueles, mesas, sillas, libros y lo necesario para que niños de la comunidad tuvieran la posibilidad más cercana y fácil de hacer sus tareas. En estos momentos, estamos instalando un segundo rincón del saber”, agregó Mariela.

Mientras que en su sede ubicada en el Centro Comercial Zulia, dictan talleres de arte, clases de ajedrez, charlas y un sin fin de actividades que les permiten crecer a diario y sustentar su trabajo.

También cuentan con un concurso de poesía válido a nivel nacional que va por su edición número 6, el cual lleva por nombre Descubriendo poetas.

Manos amigas

En Ciudad Guayana “no todo lo que brilla es oro”: en los Buscadores de Libros muchos hallan un tesoro

 

 

 

 

“Algo que me gusta reconocer y comentar es que cada persona que realiza donaciones, las hacemos sentir parte de la organización. El capital que tenemos son los libros que recibimos a diario”, destaca Mendoza.
“Estoy yo quien presidió la dirección de @Buscandolibros y tengo el privilegio de tener un equipo maravilloso con quien llevamos a cabo las distintas actividades”.

En el equipo también cuentan con el apoyo del doctor en Letras, Diego Rojas, quien los guía y apoya con el concurso de poesía. Mientras que en sus espacios y atención al público cuentan con la joven Gabriela Ochoa.

En el programa social están Esther Lampe, Judi Goncalves y Claudia Sanabria. En el área de arte y manualidades colabora María, así como también el artista plástico y súper talentoso Ronald Ruiz que apoya con los talleres de arte.

“Y dos miembros súper queridos por mí son Gabriela y Jesús Palma que nos acompañan desde hace 8 años. Son grandes colaboradores y brindan su conocimiento y talento a los niños del programa social y otras actividades como ‘Genialmente’, que es una actividad donde se enseña ciencia de manera divertida, haciendo experimentos. Ellos apoyan donde se requiera su colaboración”, destacó la fundadora de la organización.

Además, involucran a muchas otras personas de acuerdo a los eventos que tengan previsto realizar. Es una suma de voluntades, siempre listas para cuando se les convoca. “Así que cuando me preguntan cuántos somos, la lista siempre es larga”, puntualizó Mendoza.

Con alegría comentó que el pasado 23 de abril para el Día del Libro, los llamó una empresa para preguntarles qué apoyo necesitan para los distintos eventos que hacían para honrar dicha festividad. “Así fue como pudimos realizar el bazar de libros más grande que hemos montado en la plaza Bolívar de San Félix, con más de 300 libros y más de 150 revistas a compartir con todos los asistentes”.

Múltiples tareas

En Ciudad Guayana “no todo lo que brilla es oro”: en los Buscadores de Libros muchos hallan un tesoro

 

 

 

 

El objetivo principal de Buscadores de Libros es recolectar ejemplares usados, lo que les permite promover e incentivar el hábito de la lectura, independientemente de la edad de la persona.

También promueven el uso del libro en físico y para ello recolectan de manera permanente diferentes clases de libros usados con los cuales hacen de todo, dándole presencia al libro en las diversas dinámicas que llevan a cabo: reubicación de libros donde hagan falta, intercambios de textos, bazares de libros, cuentacuentos, eventos en lugares públicos, charlas didácticas, talleres de arte, clases de ajedrez, entre otras actividades.

Es importante destacar que el público de Buscadores de Libros es amplísimo, porque la fascinación por leer no tiene edad. Es por eso que brindan lecturas, actividades y programas dirigidos a distintas edades.

Obstáculos que superar

“Desde 2010 cuando empezamos, tuvimos siempre facilidad para realizar de todo. A partir de 2017, al tener un espacio físico, la responsabilidad cambió. Tenemos compromisos de pago como alquiler y condominio. Eso nos llevó a reestructurar la forma en que trabajamos para poder ser sustentables y permanecer en el tiempo”, explicó Mendoza.

Destacó que todo iba muy bien, pero la inflación, la falta de movilidad por la escasez de gasolina, las fallas del transporte público, la pandemia. “Todo ello nos ha afectado muchísimo al no poder producir los recursos suficientes para los gastos y para el compromiso que tenemos con los niños del programa social Juntos Hacemos la Diferencia”.

Pero estas vicisitudes no los ha detenido. “Vamos más lento en algunas cosas, pero siempre activos. Una de las cosas que surgió por toda esta pandemia fue la idea de la creación de las mini bibliotecas en los sectores más desfavorecidos social y económicamente, como mencioné al principio. A diario nos toca reinventarnos para estar siempre activos”.

El mayor aprendizaje

En Ciudad Guayana “no todo lo que brilla es oro”: en los Buscadores de Libros muchos hallan un tesoro

 

 

 

 

Mariela destaca que Buscadores de Libros es un proyecto que la ha ayudado a aprender algo nuevo todos los días. “En sacar talentos que ni sabía que tenía como el poder contar cuentos a los niños. Llevar mi voz por donde voy para contar que con compromiso, voluntad y dedicación podemos hacer grandes cosas en pro del bienestar de otros e impulsar a los ciudadanos a ser responsables socialmente. Crecer a diario en todos los aspectos de mi vida desde hace 12 años es un logro personal que me ha traído Buscadores de Libros”.
“Nuestro mensaje a la colectividad siempre lo resumimos en nuestra frase ‘Más lectores, mejores ciudadanos’. Para nosotros esa frase encierra lo que anhelamos tener en la ciudad: más cultura, más espacios para leer, más personas preparadas para conversar de amplias temáticas, jóvenes con capacidad de expresarse mejor y amplia comprensión lectora, y con los libros y el hábito de leer se puede obtener eso y más. Nosotros lo creemos así y hasta lo vivimos de cerca con frecuencia. Así que siempre, en resumen: ¡Hay que leer!”, enfatizó Mendoza.

¿Cómo ser parte del proyecto?

Los interesados pueden enviar un correo a [email protected] explicando que quiere ser parte de la organización, de qué manera puede hacerlo y sobre todo, el tiempo disponible para ello.

También pueden dirigirse a su sede y plantear propuestas. “Ahora mismo necesitamos voluntarios para los talleres y clases que queremos dictar en las mini bibliotecas. También nos urge el apoyo de alguien que sepa sobre construcción que nos ayude a terminar un techito y un baño donde funciona la primera mini biblioteca. Odontólogos que deseen sumarse serán bienvenidos”, comentó Mendoza.

Mariela es tan solo uno de los tantos agentes de cambio, que desde su localidad buscan impactar positivamente en la colectividad. En su caso, a través de la lectura, llevando su proyecto a zonas populares de Ciudad Guayana y a nivel nacional, ya que en los últimos meses ha tenido la oportunidad de expandir su proyecto a otros estados, dando a conocer lo que desde hace más de 10 años vienen practicando.