Garganta profunda: 50 años de la película que marcó un antes y después en la historia del porno

Afiches para cine de la película “Garganta profunda”

 

Hace 50 años Deep Throat (Garganta Profunda) revolucionó a la sociedad estadounidense. La historia de Linda Lovelace, una joven que tenía el clítoris en la garganta y que solo podía llegar al orgasmo practicando sexo oral, dominó parte de la discusión pública. Por un momento el placer y el deseo femenino estaban en el centro de debate. Era la primera vez que una película porno llegaba al cine, lo que derivó en un cambio momentáneo de consumo: ya no había que ir a escondidas al fondo de un pequeño y oscuro local para ver en un dispositivo un video pornográfico de mala calidad. Ahora el público podía disfrutar de un film para adultos, con trama, sexo explícito y banda sonora, en pantalla grande.

Por infobae.com

Gerard Damiano, director de Deep Throat y quien falleció en 2008, nunca esperó que la película se transformara en un fenómeno cultural. Sin embargo, luego de su estreno el 12 de Junio de 1972 en el World Theater de Nueva York, fuerzas reaccionarias y conservadoras del mundo de la política, la justicia y los medios de comunicación denunciaron al filme por su obscenidad y por el daño que podía causar a la sociedad, alborotada en medio de reclamos de cambio por parte de las mujeres, el colectivo LGBT+ y el movimiento de derechos civiles afroamericanos.

Luego del estreno de la película, el alcalde de Nueva York en aquel momento, John Lindsay, envió a la Policía para cerrar el teatro e incautar la copia original del film. Todo esto estuvo enmarcado en una política de las autoridades de la ciudad que buscaba “limpiar” Times Square —lugar donde estaba ubicado el World Theater—, que en aquel entonces estaba repleto de todo tipo de bares y clubs nocturnos, prostitutas en las calles y baños saunas que eran frecuentados por la comunidad gay.

Estos intentos por censurar Deep Throat generaron un efecto contrario, ya que aumentó su exposición mediática. Era una publicidad inesperada y beneficiosa para una película que costó un poco más de 25 mil dólares y que se convirtió en una de las más rentables de la historia —algunos estiman que recaudó unos 600 millones de dólares.

Todo el mundo quería ver la película: jóvenes, padres de familia, gente mayor. Deep Throat fue exhibida, a pesar de los esfuerzos por censurarla, con gran éxito a lo largo y ancho del territorio estadounidense, y luego en el resto del mundo. A la salida de los cines fueron vistas personalidades como Mike Nichols, Ed McMahon, Frank Sinatra, Warren Beatty, Truman Capote, Shirley MacLaine, Spiro Agnew y Sammy Davis Jr, ente otros.

“Deep Throat fue estrenada en un momento que coincidió con un cambio en el conservadurismo de derecha y la película les dio un motivo para movilizarse. Entonces Richard Nixon se convirtió en la figura que los representaba. Y Nixon, que era enemigo de mi padre, hizo una campaña en contra de la pornografía que fue muy pública: mi padre fue procesado, lo llevaron a la corte, le intervinieron los teléfonos, el FBI lo persiguió”, dijo Gerard Damiano jr., hijo del creador del filme, quien junto con su hermana Christar y Robin Leonardi (hija de la legendaria actriz porno y activista Gloria Leonard) hablaron con Infobae.

Nixon atacó la película, todo esto en esfuerzo para desviar la atención de sus propios errores en la presidencia y mostrarse como el adalid de las buenas costumbres y la moral conservadora. Un año antes del estreno de Deep Throat, el mandatario estadounidense había lanzado la estrepitosamente fallida guerra contra las drogas. También durante su mandato hizo una serie de comentarios que dejaron en evidencia su homofobia.

En cuanto a la industria porno, cuando una comisión oficial de especialista determinó en 1970 que la pornografía no era perjudicial para la salud ni tenía ningún efecto nocivo en el comportamiento de los individuos, el mandatario republicano criticó duramente las conclusiones del informe y las calificó de dudosa moral.

Paradójicamente, la película que tanto disgustaba al conservadurismo estadounidense fue tan popular que el informante del escándalo Watergate, que el 8 de agosto de 1974 llevó a la renuncia a Nixon, fue apodado por la prensa como Garganta profunda (Deep Throat).

Nixon trató de acabar con Deep Throat, pero fue Deep Throat al final el que terminó acabando con Nixon”, dijo Gerard Damiano, luego de la renuncia del mandatario republicano.

Damiano jr. cree que esas mismas fuerzas reaccionarias que persiguieron a su padre, a otros miembros de la producción, y a unos de los actores del filme, siguen presentes hoy. “Y usted puede quitar a Nixon y poner a Trump y estamos exactamente en el mismo lugar, solo que es peor”, afirmó.

Leonardi coincide en que la situación hoy parece más grave que en la década del 70, y pone como ejemplo la censura en los colegios de Florida en el caso conocido como “Don’t say gay”, el cual, según la legislación del estado, prohíbe en las escuelas primarias las discusiones sobre la orientación sexual o la identidad de género.

“Es simplemente horrible lo que está pasando. Los conservadores, la ultraderecha y los evangélicos tienen mucho dinero e influencia en este país y están imponiendo su moral puritana y sus creencias en la nación de una forma que no he visto en toda mi vida. Estas fueron las luchas que libraron mi madre y el padre de Gerard y ahora parece que volvieron con mucha fuerza”, señaló Leonardi.

Otro tema que puso Deep Throat en el centro de debate tenía que ver con al placer femenino, ya que fue la primera película porno que mostró que el orgasmo de una mujer era igual de importante que el del hombre. Este enfoque escandalizó al conservadurismo. La justicia, en los procesos que abrió, creyó que la representación del placer de la mujer podría ser peligroso para la sociedad.

“Fue la primera vez que el placer femenino estuvo en un primera plano. Por eso creo que la película fue tan popular porque era la primera vez que alguien pensaba en eso”, dijo Christar.

“Y creo la película salió en el momento perfecto, fue casi al mismo tiempo que el Movimiento de liberación de las mujeres, cuando ellas empezaron a encontrar su propia voz y expresar su necesidades sexuales y deseos”, añadió Leonard.

Sin embargo, no todos los grupos feministas apoyaron la película, algunos estaban en en contra de la pornografía y de su industria e intentaron censurar el filme de Damiano. Años más tarde, la propia Linda Susan Boreman, mejor conocida como Linda Lovelace, se unió a esta causa y denunció que fue obligada por su ex pareja a salir en Deep Throat. Lovelace murió en 2002 en un accidente de tránsito.

Otro de los actores del filme, Harry Reems, quien hizo el papel de Dr. Young, se convirtió en el blanco predilecto de las autoridades. El gobierno federal lo persiguió. En 1974 fue detenido por el FBI en Nueva York. En 1975 fue acusado de distribuir contenido de obscenidad a través de los estados y en 1976 fue procesado y encontrado culpable. Un años después el veredicto fue revisado por la Corte Suprema y Reems fue dejado en libertad. Su caso recibió el apoyo de innumerables estrellas de Hollywood. El ex actor porno murió en 2013 a la edad de 65 años en Salt Lake City, Utah.

Los hermanos Damiano ahora intentan preservar el legado de su padre. Han restaurando varias de sus películas, entre ellas Deep Throat, la cual mostrarán en distintos teatros alrededor del mundo en conmemoración por los 50 años de su estreno. Además, trabajan en la realización de un documental.

He estado trabajando en un documental sobre mi padre desde hace 5 años y Deep Throat es solo un capítulo en su historia. Nuestro sueño era restaurar sus viejas películas para que puedan ser preservadas para generaciones futuras y mostrarlas a sus viejos fans y también a las nuevas generaciones. Nosotros estamos tratando de hacer eso, comenzando con Deep Throat, que no fue necesariamente su mejor película pero sí su más famosa y todavía tenemos a la mano las copias originales de muchos de sus filmes que son considerados de lo mejor de la edad dorada del porno”, dijo Damiano jr.