Autohemoterapia en Venezuela: sus beneficios como tratamiento alternativo para la salud

La Lic María Infante toma muestra de sangre a una paciente en el Banco de Sangre del Hospital Materno Infantil “Dr. Pastor Oropeza” de Caricuao. | Foto: Auromari Díaz

 

 

La Hemoterapia, es una parte de la medicina que se ocupa de la recolección de una cantidad predeterminada de sangre de una persona sana (donante), para que después del procesamiento y análisis de la misma, sea transfundida a otra persona enferma, con el fin de ayudarla en el tratamiento en pro de su salud.

Por Luis Ramírez / lapatilla.com

Este procedimiento, es vital para combatir el cáncer y trastornos en la sangre como: hemofilia, leucemia, anemias, lupus, púrpura, entre otros. Los componentes de la sangre son utilizados para una transfusión, que puede ser total (concentrado globular, plasma y plaquetas). Además, también se usa para producir factores de la coagulación e inmunoglobulinas, las cuales son proteínas que actúan como defensa del organismo.

La Licenciada en Enfermería egresada de la Universidad Central de Venezuela y especialista en la Hemoterapia con 34 años de experiencia (en su mayoría en el Banco Municipal de Sangre), María Elena Infante, conversó con La Patilla para dar a conocer a fondo todo lo relacionado con el mencionado tema. Además, comentó el motivo que la llevó a decantarse por esta rama de la salud.

“Cuando era estudiante de Enfermería descubrí que la carrera cuenta con varias especialidades y una de ellas es la Hemoterapia, me pareció muy interesante el estudio de la sangre, sus componentes y como se pueden salvar vidas con este líquido tan vital”, manifestó.

La enfermera María Infante coloca una inyección intramuscular en el brazo de una paciente. | Foto: Auromari Díaz

 

En la actualidad, se encuentra jubilada del Banco Municipal de Sangre y del  Centro Médico Loira, donde prestó servicios por más de 30 años y continúa ejerciendo su profesión, pero a domicilio con pacientes particulares que lo solicitan.

Autohemoterapia

Actualmente, existe otro tratamiento alternativo llamado Autohemoterapia, que se aplica con la misma sangre del paciente.

“Es un procedimiento mediante el cual se extrae la sangre y después ésta se coloca en el organismo de la misma persona. En primer lugar, se toma la sangre por una vena periférica, de 3 a 20cc, devolviendo por vía intramuscular o subcutánea al músculo deltoides, vasto laterales externos e internos y en los glúteos”, explicó.

“Dicha técnica permite activar el sistema inmunológico, elevando los macrófagos de un 5% a 22%. De esta manera, se pueden prevenir virus, hongos o bacterias que producen enfermedades como: alergias, acné, artrosis, asma, esclerosis, diabetes, bronquitis, fibromialgias, lupus, entre otras”, agregó.

La enfermera María Infante extrae una muestra de sangre a una paciente para dar inicio al tratamiento. | Foto: Auromari Díaz

 

Infante señaló que la aplicación de la Autohemoterapia, ofrece elevar el sistema inmune con el fin de crear un mecanismo de defensa en la prevención y curación de enfermedades. Además, indicó que a pesar de que existe poca información al respecto acerca del tratamiento, hay resultados favorables para la salud, desde su propia experiencia.

Se recomienda la Autohemoterapia, ya que tiene la ventaja de elevar el sistema inmune para protegernos en la prevención y curación de las enfermedades. Las desventajas o riesgos, están relacionados con la falta de información sobre el procedimiento, principalmente en las indicaciones, contraindicaciones, dosis, efectos secundarios y componentes añadidos a la sangre antes de la inyección en el músculo”, aclaró.

La enfermera María Infante coloca una inyección vía intramuscular en el glúteo. | Foto: Auromari Díaz

 

“De resto, es sumamente segura, ya que es tu propia sangre. Aunque en la literatura refieren que este tratamiento alternativo no cuenta con suficientes estudios científicos. En mi experiencia con la aplicación de este procedimiento en pacientes como a mi persona, puedo concluir que si hay resultados favorables para la salud, por ende una mejor calidad de vida”, añadió.

Autohemoterapia en pandemia

En lo que respecta al Covid-19, Infante señaló que en esta especialidad de la enfermería no prestan atención directa a pacientes con el virus. Sin embargo, aplican un tratamiento a través de un protocolo elaborado por Quimbiotec y el Banco Municipal de Sangre del Distrito Capital.

“El procedimiento contempla el uso de plasma de personas recuperadas de Covid-19, para ayudar a aquellas que aún luchan contra esta enfermedad”, dijo.

La enfermera Maria Infante extrae una muestra de sangre a una paciente antes de comenzar el tratamiento. | Foto: Auromari Díaz

 

Por otro lado, la experta consideró que durante la pandemia la escasez en los bancos de sangre “es muy grave, no solo por la poca asistencia de donantes, sino también por la falta de insumos y reactivos para evaluar que las muestras de sangre no posean enfermedades, imposibilitando así la preparación de transfusiones”.

Asimismo, afirmó que “la donación de sangre es necesaria e importante, ya que la misma y sus derivados son fundamentales para la atención de pacientes tales como: los causados por accidentes con pérdida de gran cantidad de sangre, complicaciones en intervenciones quirúrgicas, cáncer, leucemia, coronavirus, entre otros”.

Escasez de personal especializado en bancos de sangre

La Licenciada expresó con preocupación, el déficit de especialistas en Hemoterapia en Venezuela, debido a que muchos han optado por emigrar, motivado al poco salario que perciben en los centros de salud públicos.

Cabe destacar, que con el personal existente se trata de cubrir las necesidades en los bancos de sangre de hospitales y clínicas privadas, para salvaguardar la mayor cantidad de vidas posibles.

“En caso de que no haya personal para cubrir, se cierra el banco de sangre y el paciente es referido a otro centro donde si pueda ser atendido, trayendo como consecuencia el retraso en el tratamiento del mismo y el riesgo de perder su vida”, contó.

Testimonios de pacientes    

El tratamiento de la autohemoterapia ha sido aplicado a pacientes con diversas patologías, lo cual al recibirlo han visto cambios significativos en su salud. Recomiendan hacerlo con fe acudiendo al especialista indicado (hemoterapista), ya que el mismo es efectivo y representa una gran alternativa para mantener las defensas en el organismo, contrarrestando de esta manera las enfermedades.

“Doy testimonio fiel de la efectividad de la autohemoterapia, fui contagiado de Covid-19 y la Lic. María Infante me habló sobre esta terapia y yo también tenía conocimiento de ella más sin embargo estaba dudoso y decidí hacerme el tratamiento. Le puse mucha fe y también oré a Dios y empezamos a aplicármelo, lo cual gracias a Dios tuve pronta recuperación y fue sanado”, comentó Jairo Mazuera.

“Todavía continúo con la terapia y me ha ido muy bien. Doy constancia y fe de ello, por lo cual la recomiendo a personas que en verdad lo necesitan, aunque tengan diferentes patologías. Con mucha fe en Dios y en la persona que se los va a aplicar que tiene mucho conocimiento de esta terapia. Amén”, agregó.

La enfermera María Infante extrae una muestra de sangre a un paciente. | Foto: Auromari Díaz

 

“Hace tres años me diagnosticaron artritis más osteoporosis, tenía seis meses que presentaba dolor muy intenso en las articulaciones que no me dejaba dormir y tres meses sin poder caminar. Cuando conocí a la Lic. María Infante y me habló de la autohemoterapia, decidí hacerme el tratamiento y doy fe que he mejorado, aunque cuando hace frío todavía me causa dolor pero leve en algunas partes del cuerpo. Actualmente, ya puedo caminar y continúo con el tratamiento. Le doy gracias a Dios y a ella por aplicármela, ya que me ha mejorado mi salud. Oro por usted, para que Dios bendiga sus manos”, afirmó Beatriz Irisma.

“Actualmente estoy recibiendo el tratamiento, el cual me ha prestado favorablemente y ha sido satisfactorio según mi experiencia por la patología que presento (anemia ferropénica), la cual ha sido tratada y controlada por muchos años por el especialista (hematólogo). Sin embargo, a pesar del tratamiento controlado con ingesta de hierro, me sentía con frecuencia muy cansada, débil, sin fuerzas, con fuertes mareos y constantes dolores de cabeza, lo cual ha mejorado muchísimo posterior a la aplicación del mismo. Ahora me siento con más energía, fuerza y dinamismo para realizar las actividades del día a día y los mareos desaparecieron, ya no los he vuelto a sentir”, mencionó Neida Alonzo.

La enfermera María Infante extrae muestra de sangre a una paciente. | Foto: Auromari Díaz

 

“También presentaba constantemente calambres en ambas piernas y pies, sumamente desagradables, originándome fuertes dolores a nivel muscular. Gracias a mi fe en Dios y en la Lic. María Infante por la aplicación de tan maravilloso tratamiento, el cual recomiendo en pro de la salud, he logrado recuperarme”, concluyó.

Recomendaciones para donantes

 Infante indicó que “entre los requisitos solicitados para donantes, se pueden mencionar: edad comprendida entre 18 y 60 años, tener un peso mayor de 50 kg, no estar en ayunas, recibir una alimentación balanceada libre de grasa, haber consumido suficiente líquido, descansar entre seis o siete horas previo a la donación, presentar cédula de identidad laminada y especialmente, encontrarse en buenas condiciones de salud a nivel general”.

La enfermera María Infante identifica muestra en el Banco de Sangre del Hospital Dr. José María Vargas. | Foto: Auromari Díaz

 

En el territorio nacional, la donación de sangre voluntaria es baja, representando solo el 1% de la población que acude para tal fin. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), es recomendable tener el 5%, aunque no es suficiente para cubrir dichas necesidades.

Por lo anteriormente mencionado, la especialista exhorta a personas mayores de 18 años y menores de 60, que no padezcan ninguna enfermedad a donar sangre en los bancos ubicados en los hospitales y clínicas privadas del país. Culminó diciendo: Donar sangre es regalar vida y con más razón el 14 de junio, que es el Día Mundial del Donante de Sangre”.