Borrell criticó las promesas rotas de los regímenes de China y Rusia en entrega de vacunas antiCovid

El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, pronuncia un discurso durante un debate sobre el futuro de las relaciones UE-EE.UU. Como parte de una sesión plenaria en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia, el 5 de octubre de 2021. Frederick Florin / Pool vía REUTERS / File Photo

 

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, lamentó este domingo las “promesas rotas” de Rusia y China en la entrega de vacunas contra el coronavirus pese a las “grandes expectativas” que habían levantado a nivel internacional contra la pandemia.

“En resumen, la diplomacia de las vacunas de estos dos países puede resumirse como ‘grandes expectativas, promesas rotas’”, indicó Borrell en una publicación en su blog.

El alto representante comunitario recordó que tanto Rusia como China habían llevado a cabo una activa “diplomacia de las vacunas” para “ampliar su influencia global prometiendo proporcionar vacunas al mundo”.

Recordó que, en contraste, la UE ha exportado “casi el doble de vacunas que China, tres veces más que Estados Unidos y 20 veces más que Rusia”, con 2.200 millones de dosis suministradas a 167 países.

De estos 2.200 millones de dosis exportadas, precisó que 475 millones se donaron a 104 países, de los cuales 405 millones fueron a través de COVAX -la plataforma de vacunación de la ONU- y, 70 millones, de forma bilateral, especialmente en los Balcanes Occidentales y las repúblicas exsoviéticas de la Asociación Oriental.

“En cuanto a las donaciones, Estados Unidos hizo algo más que nosotros, con 542 millones de dosis donadas a 117 países. Pero en realidad hemos donado muchas más vacunas que China -con sólo 130 millones a 95 países- y Rusia -con sólo 1,5 millones de dosis a 19 países-“, recalcó Borrell.

El político español insistió en que China ha sido el segundo proveedor comercial de vacunas contra la COVID-19 a nivel mundial, “pero ha donado tres veces menos vacunas que la UE y Estados Unidos, respectivamente”. También dijo que China participa en COVAX y ha vendido 226 millones de dosis a esa instalación multilateral, aunque no le ha donado “ninguna” vacuna.

“Y lo que es más importante, China no entregó tampoco ninguna vacuna de ARNm, que ha demostrado ser la herramienta más eficaz contra el coronavirus, incluidas las nuevas variantes”, agregó.

Borrell también se refirió a que la “diplomacia rusa en materia de vacunas ha sido un fracaso total, y esto ya era así antes de la guerra de agresión rusa contra Ucrania”.

Sobre la vacuna rusa “Sputnik V”, señaló que se aprobó “antes de pasar a la fase III de ensayos clínicos obligatorios”, por lo que “incumplió los protocolos internacionales pertinentes y arruinó su reputación desde el principio, incluso en Rusia, como demuestra el alto grado de indecisión sobre la vacuna”.

Además, recordó que Sputnik V nunca fue aprobada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea del Medicamento (EMA), “principalmente por la falta de transparencia de los laboratorios rusos”.

Borrell también indicó que Rusia solo ha entregado menos del 15 % de los 800 millones de dosis de Sputnik V comprometidos.

Por último Borrell mencionó a India como “un actor importante en materia de vacunas”, que en la primera fase del despliegue de las vacunas “hizo honor a su fama de ‘farmacia del mundo’ produciendo en masa la vacuna de AstraZeneca”.

En cambio subrayó que, ante el aumento de la pandemia en el país, India detuvo todas las exportaciones de vacunas en abril de 2021, una decisión que constituyó “un gran problema” para COVAX, que en ese momento dependía casi exclusivamente de la vacuna de AstraZeneca.

La prohibición india de exportar vacunas no se levantó hasta octubre de 2021, dijo, y desde entonces las exportaciones de vacunas de India no se han recuperado realmente, con sólo 230 millones de dosis exportadas a 100 países, de las cuales 15 millones han sido donadas, concluyó.

EFE