Prohibido olvidar: Se cumplen cinco años del asesinato de David Vallenilla y la cadena de mando sigue impune

Un manifestante cubre con su escudo de cartón el cuerpo de David Vallenilla, ya gravemente herido a balazos por un sargento de la Policía Aérea de la base aérea La Carlota en Caracas, Venezuela June 22, 2017. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

 

Este 22 de junio se cumplen cinco años del asesinato del estudiante David José Vallenilla, un joven de solo 22 años, quien fue baleado por el sargento de la Aviación Arli Méndez Terán, cuando participaba en una protesta contra el régimen de Nicolás Maduro en la autopista Francisco Fajardo.

lapatilla.com

Una imagen que quedo plasmada en la mente de todos los venezolanos y es que su asesinato fue transmitido en vivo por medios digitales que daban cobertura a las manifestaciones frente a la Base Aérea de La Carlota. En las imágenes se puede observar como el militar apuntaba con su fusil y disparaba a quemarropa contra el pecho del joven venezolano, cayendo herido de muerte mientras sus compañeros trataban de ayudarlo.

Tras ser alcanzado, fue trasladado hasta la Clínica El Avila, en Altamira, donde se encontraba en esos momentos, su tío Carlos, que no pudo hacer nada para salvarlo. Se confirmó su muerte a los pocos minutos de su ingreso.

David Vallenilla se convirtió en la víctima número 75 de la represión en las protestas contra el régimen.

El asesinato de Vallenilla permaneció impune y el juicio fue dilatado por más de cuatro años, al punto que el autor material, el sargento Méndez Terán, fue absuelto el 27 de septiembre por la jueza Kenia Carrillo Galvao.

Sin embargo, ante el avance de las investigaciones por crímenes de lesa humanidad en la Corte Penal Internacional, el proceso fue anulado y se llevó a cabo un juicio exprés en menos de un mes, dictando una condena a 23 años de prisión al sargento Méndez Terán, declarado culpable por delitos de homicidio calificado y uso indebido de armas de fuego.

Pero, cinco años después la familia sigue exigiendo que  sean juzgados los autores intelectuales del asesinato del estudiante, es decir, la cadena de mando que ordenó reprimir las manifestaciones, incluido el propio Nicolás Maduro.