El influencer del alcohol que pasó de hacer bromas en WhatsApp al millón de fanáticos: “Me pagan por beber”

Cortesía

 

“Me pagan por beber” , bromea el empresario de Minas Gerais (Brasil) Henrique Costa Ferreira. Más conocido como Henrique Maderite, es un hombre común con su trabajo, su familia y sus rutinas, que se volvió una celebridad en las redes a partir de sus videos que cada viernes al mediodía comparte en Instagram invitando a sus seguidores a abrirse una cerveza y relajarse en la previa al fin de semana.

Por: Clarín

El hombre es socio de una constructora en Minas Gerais y hasta hace poco su vida se centraba en aquel trabajo hasta que la carrera de influencer lo tomó por sorpresa. Todo comenzó en su grupo de amigos. Cada viernes se juntan a almorzar y quienes faltan al ritual amistoso son cuestionados con videos que se comparten en el grupo de WhatsApp. “Esclavos del dinero”, son algunas de las críticas que reciben los ausentes.

Los videos comenzaron a viralizarse. El hombre comenzó a sumar seguidores en las redes sociales pero él no lo vio como un negocio hasta llegar a manos de su mujer, Fernanda. “Mis amigas piensan que eres un vagabundo. Tienes que encontrar una manera de ganar dinero con eso”, le dijo.

Él hizo caso. Ya superó el millón de seguidores en Instagram y su cuenta de la red social pasó a ser una empresa con un total de 12 empleados y 15 clientes como el Banco do Brasil, Tim, la cervecería Laut y Qualy, compañía enfocada en el reciclaje.

La cervecería fue la primera que ofreció un canje: un cargamento de cerveza a cambio de publicidad. Posteriormente, el acuerdo se convirtió en un contrato formal. Su éxito es tal, que el responsable de marketing de Laut, ahora es socio de Maderite en su emprendimiento digital. “Ahora el viernes voy a un bar y digo que voy a trabajar”, ??bromeó Maderite al medio Exame.

Los empleados de la productora se dedican no solo a editar los videos, sino también a interactuar con los seguidores. Maderite remarca que su diferencial está en la calidad de las visitas, y no en el volumen. “En el video del viernes pasado tuve 1,6 millones de reproducciones, 138.000 me gusta, 6.000 comentarios, 200.000 compartidos”, ejemplifica.

Poder solidario: recaudó 2,6 millones

Su poder como influencer fue puesto a prueba en enero de este año, cuando utilizó las cuentas de sus redes sociales para pedir donaciones a los damnificados por las lluvias que afectaron a decenas de personas en Minas Gerais.

En un fin de semana recaudó 2,6 millones de reales. Para permitir que su audiencia siga lo que se hace con el dinero, creó un sitio web que muestra en tiempo real el destino de los recursos. Compró, por ejemplo, 30 toneladas de alimentos, mil estufas, mil refrigeradores, mil camas. La campaña, que está en la recta final, benefició a personas en más de 40 ciudades de Minas Gerais.

Ahora, el influencer está reclutando nuevos nombres para su agencia, con el objetivo de ampliar el potencial de los anunciantes. A pesar de trabajar con todo tipo de marcas, incluidos bancos y cervecerías, Maderite asegura que tiene sus límites en las compañías que elige difundir. “Tiene que ser genuino”, dice.