Nauseabundos narcopactos (electorales) entre el Cártel de Sinaloa y la Cosa Nostra

Cártel de Sinaloa y Cosa Nostra comparten varias similitudes (Foto: Infobae)

 

 

Cuando se habla de mafia en Italia, la opinión popular piensa primero en Sicilia. No importa que ya hayan pasado los años, la cuna de la Cosa Nostra sigue acaparando hasta la fecha la mayor parte de los reflectores. Quizá el hecho de ser el clan criminal estructural más antiguo del mundo le da ese privilegio.

Por Infobae

El Cártel de Sinaloa, por su parte, suele ser considerado como la organización narco más grande y poderosa del hemisferio occidental. El estado de Sinaloa ha sido durante mucho tiempo el epicentro del centro de contrabando y cultivo de marihuana y amapola en México. Casi todas las organizaciones traficantes de del país tienen su origen en esa región.

Aunque separados por más de diez mil kilómetros, Sinaloa y Sicilia tienen muchas similitudes en materia de crimen organizado y narcotráfico. Una de ellas, y que adquirió especial importancia tanto en México como en Italia en los últimos meses, es la capacidad que ambas organizaciones tienen para pactar con candidatos políticos a fin de llegar a acuerdos mutuos.

En su más reciente columna para la cadena internacional Deutsche Welle, la periodista Anabel Hernández, quien ha investigado los nexos de políticos con narcotraficantes desde hace más de 17 años, aseguró que “los líderes de ambas agrupaciones criminales buscan obtener contratos del gobierno para dar servicios o hacer obra pública, no solo porque esto los legitima, sino porque son un buen negocio.

Anabel Hernández (Fotos: J.M. Mariscal/Infobae)

 

Los narcopactos electorales

En el caso del cártel sinaloense, la periodista publicó hace unas semanas una investigación donde reveló que operadores relevantes del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena) se reunieron con Aureliano y Miguel Ángel Guzmán Loera, el Guano y el Mudo, hermanos del Chapo, así como con Iván Archivaldo Guzmán Salazar, uno de los chapitos, para asegurar la gubernatura de Rubén Rocha Moya, actual gobernador de Sinaloa, y otras presidencias municipales en la entidad.

“El Cártel, a cambio de protección, se comprometió a promover el voto a favor del candidato a gobernador de Morena y algunos candidatos a alcaldes del partido cuyo líder moral es el presidente Andrés Manuel López Obrador. Los hijos y hermanos de ‘El Chapo’ prometieron operar el día de las elecciones intimidando a los partidos y candidatos opositores y operando en la movilización del voto”, detalló la periodista.

Precisamente en las elecciones de hace un año, tras una serie de actos de violencia e intimidación, como el secuestro del hermano de la candidata a la presidencia municipal de Badiraguato, contra los políticos representantes de la oposición, los candidatos de Morena ganaron en Sinaloa de forma avasalladora. Hasta la fecha no se han investigado las actividades de promoción del voto por parte del Cártel de Sinaloa ni a los gobernantes implicados. Tampoco los constantes actos delictivos que se registraron a lo largo de la jornada electoral.

En Italia, la Cosa Nostra también estableció acuerdos políticos en las elecciones del 12 de junio pasado con candidatos a concejales del municipio de Palermo, la capital de Sicilia, que estaban afiliados al partido Fuerza Italia, cuyo fundador y líder es el ex primer ministro Silvio Berlusconi, condenado por evasión fiscal y señalado por múltiples escándalos.

Como era y como podría ser hoy Matteo Messina Denaro, en una elaboración de la policía italiana (Fotos:@poliziadistato)

 

Muy similar a lo que ocurrió hace un año en Sinaloa, en Sicilia al menos dos candidatos a consejales mantuvieron reuniones secretas con miembros de la Cosa Nostra. De acuerdo con el expediente 7654/2022 del Tribunal de Palermo, citado por Anabel Hernández, la Fiscalía de dicha ciudad supo de los contactos gracias a que a través de una orden judicial el ministerio público colocó un micrófono escondido en la oficina del candidato Pietro Polizzi.

Las autoridades comprobaron que Pollizi se reunió con Agostina Sansone, un miembro de alto rango de la Cosa Nostra, cercano al capo Salvatore Riina y al actual dirigente de la organización criminal, acutalmente prófugo, Matteo Messina Denaro. Tal y como ocurrió en México con Ismael “El Mayo” Zambada y los políticos de Morena, “Sansone prometió directamente a Pollizi conseguir votos para que ganara la elección, e incluso prometió dar dinero a los electores para comprar su voto. A cambio Sansone pidió favores personales para él y su organización criminal: protección, negocios e impunidad”, detalló Hernández.

El pasado 10 de mayo también quedó registrada una segunda reunión del candidato de Fuerza Italia con Agostina Sansone, quien violó la prisión domiciliaria para reunirse con el político, y con otro mafioso de la Cosa Nostra identificado como Gaetano Porreto.

“En un momento clave, Pollizi ‘disminuyó el tono de voz y emitió lentamente las palabras, para pronunciar una expresión que resume de manera icónica la esencia del verdadero y propio pacto del intercambio político-mafioso’, señala el documento judicial: ‘Si soy poderoso yo…son poderosos ustedes’, dijo a sus interlocutores de Cosa Nostra”, detalló la escritora de libros como Emma y las otras señoras del narco y El traidor: el diario secreto del hijo del Mayo.

Sin embargo, a diferencia de lo que sucedió en Sinaloa, donde hasta entonces el presunto “narcopacto” no ha podido traspasar la esfera de los “rumores”, en Italia la Fiscalía y un Tribunal ordenaron el arresto del candidato Pietro Pollizi cuatro días antes de los comicios. Dos días antes de las elecciones también fue arrestado Franceso Lombardo, candidato de Fratelli d’ Italia, partido aliado de Fuerza Italia, por una investigación similar a la Pollizi.

A pesar de las detenciones y del trabajo de las autoridades, el pasado 12 de junio hubo poca participación del electorado, pues solo el 41% fue a votar a las urnas. La mayoría votó por Fuerza Italia, quien ganó la alcaldía de Palermo y la mayoría de los cargos consejales. Mismo resultado que las elecciones celebradas un año antes en el estado noroccidental de México.