Porno, droga y cristianismo: la intensa vida de Linda Lovelace, protagonista de “Garganta profunda”

Garganta profunda con Gerard Damiano, Linda Lovelace – Foto: SensaCine

 

Garganta profunda es un hito del cine porno, esta película fue estrenada en 1972, con el protagónico de Linda Lovelace, que se volvió en ícono del cine para adultos.

La marca de Lovelace en la industria del cine condicionado marcó el inicio de la “Edad de Oro del Porno”. Es que su trabajo en Garganta Profunda la convirtió en la mayor estrella del género en Estados Unidos.

Por Clarín

La controvertida película se estrenó en los cines en una época en la que las leyes contra la obscenidad eran extremas, y aun así se convirtió en un fenómeno.

Garganta profunda. Una escena de la película porno estrenada en 1972.

 

Linda Lovelace: la actriz de “Garganta profunda”

A pesar de su naturaleza sórdida y su oscura financiación por parte de la mafia, entre los primeros espectadores se encontraban figuras de alto nivel como Frank Sinatra y el vicepresidente de Richard Nixon, Spiro Agnew.

Garganta Profunda sedujo a los espectadores con la incorporación de una trama real y el desarrollo de los personajes. Sin embargo, Linda Lovelace era sin duda la estrella.

Algunos estiman que la película recaudó más de 600 millones de dólares, sin embargo, Los espectadores no sabían que a la actriz le habían pagado unos apenas 1.250 dólares por protagonizar la película. Y eso es sólo una parte de su trágica historia.

?Nacida como Linda Susan Boreman el 10 de enero de 1949 en el Bronx, Nueva York, Linda Lovelace tuvo una infancia bastante turbulenta. Su padre, John Boreman, era un agente de policía de Nueva York que estaba ausente. Su madre, Dorothy Tragney, era una moza que llevó recio a Lovelace.

“Ella me golpeaba por el más mínimo detalle. Una vez me mandó a la farmacia a comprar gotas para la nariz y volví con la marca equivocada: tenía 11 años y me pegó con un palo de escoba por ese error. Dijo que hubiera conseguido la correcta si no pensara tanto en chicos”, escribió en su autobiografía Ordeal, The Truth Behind Deep Throat, publicada por primera vez en 1980.

Linda Lovelace. La actriz que nació en Nueva York en 1949. Foto/AP

 

Además de creer firmemente en los castigos corporales, los Boreman eran muy religiosos. Por eso la pequeña Lovelace asistió a varias escuelas católicas estrictas. Temerosa de pecar, según su biografía, no dejaba que los chicos se le acercaran, lo que le valió el apodo de “Miss Holy Holy”.

Cuando tenía 16 años, su familia se trasladó a Florida. Hizo pocos amigos durante ese tiempo, pero según contó en su autobiografía perdió a los 19 años, se quedó embarazada y dio a luz a un niño al año siguiente.

Aunque los detalles sobre su primer hijo siguen siendo poco claros, parece que Lovelace dio a su bebé en adopción después de firmar involuntariamente unos papeles que no supo leer bien. Ese mismo año, regresó a Nueva York y se matriculó en una escuela de informática.

Continúe leyendo en: Clarín