Mini heladeras, butacas orgánicas y propulsión eléctrica: así será el futuro de la aviación

Foto renderizada de Elevate, el nuevo concepto de butacas premium para aviones de fuselaje angosto

 

En el marco de la Aircraft Interiors Expo celebrada en la ciudad alemana de Hamburgo semanas atrás, se presentaron los ganadores de los Premios Crystal Cabin, en honor a la excelencia y al ingenio en las innovaciones para los interiores de los aviones.

Por Infobae

Estos desarrollos por el momento tienen calidad de prototipos e ideas, pero no debería extrañar que en un futuro se encuentren funcionando con total normalidad en los aviones de cualquier vuelo comercial de pasajeros. Por ello, Infobae trae las tres innovaciones ganadoras más remarcables, que cambiarán la experiencia de volar como se la conoce hasta la fecha.

Ganador de la categoría Confort del Pasajero: “SpaceChiller” de Collins Aerospace

 

SpaceChiller, el nuevo método de refrigeración a bordo que marca el futuro de los aviones

 

El desarrollo que ganó esta categoría es el SpaceChiller, una mini heladera que permite mantener bebidas refrigeradas sin la necesidad de utilizar la tecnología tradicional de refrigeración por aire. La gran ventaja es que requiere la mitad de potencia de los diseños anteriores y además puede colocarse al lado de las butacas o en sitios donde los pasajeros puedan servirse por sus propios medios sin tener que interferir en el trabajo de los sobrecargos.

Concebido principalmente para butacas premium o primera clase, el SpaceChiller puede hacerse en diferentes dimensiones, y gracias a su avanzada tecnología, ofrece una mayor eficiencia y un mejor rendimiento es espacios pequeños de lo que era posible en el pasado. Todo ello sin utilizar refrigerantes nocivos para el medio ambiente.

Ganador de la categoría Conceptos de Cabina: “Elevate” de Teague and NORMAN

 

Imagen digital de cómo se vería una cabina diseñada con el concepto Elevate, diseñado para brindar mayor privacidad en asientos premium de aviones de pasillo único

 

Elevate es una de los propuestas que más atrajo la atención del sector antes de la ceremonia de premiación, siendo muy esperado por la industria y por los medios especializados. Este novedoso diseño utiliza muebles flotantes unidos a soportes de pared para darle a los pasajeros una sensación más libre, orgánica y más inmersiva que los conceptos premium para aviones de un único pasillo.

El impulso clave detrás del enfoque, fue ofrecer la privacidad y exclusividad de la experiencia premium de fuselaje ancho a los pasajeros de aviones de fuselaje chico. El desafío era cómo darles a los pasajeros premium en cabinas de un solo pasillo una sensación de privacidad del espacio, al mismo tiempo que se ofrece a las aerolíneas la misma capacidad de asientos. Otras características del concepto Elevate incluyen un peso más bajo, lo que resulta en un menor consumo de combustible, así como componentes más simples que son más fáciles de mantener.

Ganador de la categoría Universidad: “Portal” de Ken Kirtland

 

Los aviones Portal serían completamente eléctricos y se emplearían para trayectos de hasta 1.600 kilómetros

 

Ken Kirtland de la Universidad de Tecnología de Georgia, ganó el primer premio en esta categoría por su proyecto Portal. Su idea no se atiene al interior de las aeronaves sino que ideo un nuevo concepto de aerolíneas con aeronaves eléctricas con un enfoque centrado en los viajes aéreos sostenibles.

Portal prevé un nuevo tipo de avión de propulsión eléctrica de cero emisiones para transportar pasajeros entre destinos locales; el avión tendría un alcance de 1.600 kilómetros y acomodaría a más de 30 pasajeros. La distribución de la cabina Portal fue otro aspecto que despertó la admiración del jurado. La cabina cuenta con asientos premium con vistas panorámicas desde las ventanas, y los asientos están dispuestos alrededor de la cabina para acelerar el acceso y brindar vistas. El sistema también aprovecharía una velocidad aerodinámica más lenta al ofrecer una experiencia de viaje más inmersiva y relajante, mientras vuela a baja altitud. Este concepto ofrece una visión atractiva para el futuro de los vuelos regionales.