Ángel Rafael Lombardi Boscán: Top Gun Maverick, entretenimiento y propaganda

Angel Lombardi Boscán @LOMBARDIBOSCAN

“Top Gun: Maverick superó la semana pasada los 1.000 millones de dólares de recaudación en todo el mundo. Esa cifra seguirá engordando en las próximas semanas. En una industria en la que tras la pandemia los ejecutivos se preguntaban cómo hacer para recuperar la confianza, para volver a las cifras de 2019, Tom Cruise parece encabezar la lucha para proteger al cine, para preservar su poderío. Al menos como negocio y como espectáculo”. Esta crónica se repite muchas veces para alabar la película. Y no hay duda que es una muy buena película de acción: entretenida y desbordante en recursos audiovisuales impresionantes. Lo único que no dicen es que ideológicamente es un producto cultural nada inocente y que traslada al consciente e inconsciente colectivo los valores de la primacía de los Estados Unidos como primera potencia política, económica y militar en el contexto de la actual Tercera Guerra Mundial en curso. Lo evidente muchas veces pasa desapercibido.

El cine es negocio, espectáculo/entretenimiento y propaganda de Estado. Top Gun y sus secuelas imponen en el imaginario mundial que todos los días son un 4 de julio donde triunfan intachablemente los héroes americanos. La primera versión fue en el año 1986 y el Muro de Berlín se desplomó en el año 1989 y la URSS en 1991.

Valores como el patriotismo, la lealtad, la meritocracia, el sacrificio, la valentía y muy especialmente la libre iniciativa individual que transgrede las normas para triunfar son exaltados. Estas películas son financiadas por los grandes estudios, el Departamento de Estado y el Pentágono. Mostrando al mundo que la superioridad militar y tecnológica de USA es también carismática y filosófica porque representan al “bien” luchando contra el “mal”. Y cuando la virtud está de nuestro lado lo que sobreviene es la gloria.

Visto más detenidamente esta última Top Gun es una copia mejorada de la primera treinta años atrás. La primera sirvió para ayudar a ganar la Guerra Fría y esta parte 2 para justificar la lucha contra la amenaza terrorista mundial de países como Irán por ejemplo u otros indisciplinados temerarios como Rusia, China, Irán o Coreal del Norte. La lógica de la súper potencia es la Pax Americana a nivel mundial como si se tratara de una lucha por valores alrededor de la Democracia y Libertad. En la práctica es la preservación de una supremacía política, económica y militar en resguardo de sus intereses nacionales.

Potencias emergentes como China poseen esta misma lógica de comportamiento sólo que aún no tienen el “poder de fuego” para retar de tú a tú a USA. Lo del Covid 19 fue un tipo de guerra biológica híbrida de “baja intensidad” con “algunas bajas” inocentes. Rusia, otro aspirante a formar parte de éste club ha demostrado una impericia bélica inesperada en su invasión a Ucrania. Además, no tienen un cine influyente a nivel mundial que muestre su propaganda de una forma efectiva. China, mucho menos.

“Top Gun Maverick” es tan efectiva como discurso supremacista que manejan la idea de una invencibilidad a todo riesgo y amenaza. Si les llegara a fallar el liderazgo tecnológico tendrían la superioridad de sus hombres y mujeres en un plano moral más elevado que sus potenciales enemigos. Y ésta hipótesis la película la responde de manera épica. En la primera escena Tom Cruise manera un avión hipersónico capaz de romper la barrera del sonido más de diez veces. Y al final de la película es capaz de pilotar un viejo y obsoleto F-14 y aun así hacer morder el polvo a los “malos”. El que ve la película, como tantas miles de éste tipo, queda pasmado de un espíritu nacional superior que queda remarcado con la presencia de la bandera estadounidense en casi todas las escenas. ¿El patriotismo bueno o malo?

Así que esta Top Gun es una “comedia romántica” de acción dónde establece sin ningún tipo de titubeos que USA no declina a seguir siendo el policía del mundo. Y enfrentar los retos de sus viejos o nuevos rivales. América Latina, África y el Asia pobre son escenarios geopolíticamente intrascendentes. Salir de Afganistán, Irak o Somalia era un imperativo táctico. Igual tienen vigilados a todos. Octavio Paz la llamó: Democracia Imperial.

La decadencia de USA no me luce algo cercano. Internamente hay muchas divisiones y enfrentamientos. Sólo que el músculo económico y tecnológico se mantiene robusto. Las mejores universidades del mundo están en USA y los más grandes millonarios también. Tom Cruise, entendió que el mejor negocio del mundo es hacer de patriota americano. En esto sigue los pasos de Mel Gibson y Steven Spielberg entre muchos otros. Haber visto esta película un 4 de julio es toda una feliz coincidencia.

DR. ANGEL RAFAEL LOMBARDI BOSCAN

DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE LUZ

@LOMBARDIBOSCAN