Punto de partida, por Rafael Veloz García @Rafaelvelozg

El pasado fin de semana una señora que me conoce y que sabe que soy parlamentario a la Asamblea Nacional electa en 2015, quien es vecina y vive cerca de mi residencia, me detuvo un instante en un supermercado del sector y me dijo:

-¿Cómo está diputado? Es un placer verlo. Ay, quería decirle que ahora tengo mucha confianza en lo que está haciendo la oposición para salir de esto (el régimen de Maduro). Así lo cree mi familia y muchas amistades que tengo. Todos esperamos con emoción que nos den la fecha de las primarias para prepararnos con anticipación y luego salir a votar y a elegir. Mucha suerte y que Dios lo bendiga.

-Estamos bien y muchísimas gracias. Señora me alegra mucho escuchar eso. Le digo que en este momento en que nos encontramos el país requiere de gente como usted, de gente como sus familiares y amigos, que tengan confianza y mucha esperanza en lo que estamos haciendo, porque necesitamos de todos los venezolanos -le respondi y ella asintió con la cabeza, para luego proseguir con sus compras…

En realidad, no es raro que personas nos pregunten cosas relativas a la política, las primarias y sobre el punto final de la dictadura. Así ha sido aquí en Caracas, pero también en el interior del país.

Hemos observado en nuestro diario contacto con los ciudadanos en cualquier lugar de Venezuela, un significativo respaldo y manifestaciones de aprobación en torno al movimiento Salvemos Venezuela, liderado por el presidente encargado Juan Guaidó, y también por el nuevo rostro de unión y amplitud que muestra la Plataforma Unitaria. Como se sabe, tanto el primero como el segundo tienen como único fin lograr que se efectúen las elecciones presidenciales y a la Asamblea Nacional que nos deben.

Lo que me señaló la señora en el supermercado despertó luego mi memoria y también me llevó por los senderos de la reflexión con marcado detenimiento. La razón: expresiones tan semejantes, tan parecidas, como las que ella me dijo las había escuchado antes en boca de otras personas.

…………………………………………..

Lo anterior indica la importancia y lo estratégico de tener una fecha para las elecciones primarias lo antes posible, porque es el punto de partida del camino hacia el cambio político, amén de ser un factor movilizador, generador de esperanza y un llamado a la organización, aparte de que coloca al régimen de Nicolás Maduro en una cuenta regresiva. Para los ciudadanos representa la luz al final del túnel que promueve aires de cambio en los que ellos serán protagonistas. Un cambio sobre los sólidos cimientos de una visión de nueva democracia.

La propuesta tiene que ir al unísono con la reconstrucción de la institucionalidad, que nos permitiría tener las mejores herramientas, por ejemplo, para el combate de la inflación, que comienza por devolver la autonomía al Banco Central de Venezuela, pero también para la lucha contra la corrupción y para solucionar los graves problemas de todo tipo que sufren los venezolanos. Por ello hemos dicho y lo reiteramos ahora, que antes de un plan de gobierno debe haber un plan para reinstitucionalizar al país. Y, por supuesto, en el marco de la institucionalidad democrática, recobrar el orden constitucional, la justicia y, por ende, el estado derecho, que fueron desmontados, liquidados, por el Tribunal Supremo de Justicia del régimen.

Cabe recordar lo expresado por Simón Bolívar: “La justicia es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la igualdad y la libertad”. El Libertador decía que la justicia era “el ejercicio de la libertad”.

Las primarias, por su parte, son el vehículo de la unidad superior y los venezolanos y el mundo han acompañado con mucha esperanza lo que ha significado esta alianza de las organizaciones políticas en la Plataforma Unitaria, donde se destrancó el juego político del llamado G4 y pasó a una Plataforma Unitaria más amplia y participativa. Pero la unidad superior se gesta, se construye, en la participación ciudadana. En ello, las primarias significan un gran ejercicio ciudadano para la movilización de los venezolanos, entre otras cosas, para que estén atentos y con gran posibilidad de contrarrestar los ventajismos y los delitos electorales que regularmente acostumbra realizar la dictatura. Esa movilización de las primarias además nos permitirá afinar más las maquinarias electorales de las organizaciones políticas de la oposición, que ya se han ejercitado con la Consulta Popular de diciembre de 2020 y en los eventos regionales electorales del 21 de noviembre de 2021 en todo el país y del 9 de enero de este año en el caso de Barinas por la repetición de los comicios tras el fraude perpetrado por el régimen, que se tradujo a la postre en una sonora victoria para la oposición. Este evento electoral regional contó con la obsevación de una misión de la Unión Europea, que luego hizo públicas las graves irregulares que detectó en el proceso, lo que le valió su expulsión del país por orden de Nicolás Maduro, quien fue el que precisamente solicitó que viniera a Venezuela en calidad de observadora.

El ejemplo de Barinas es muy significativo para lo que viene. Todo el poder de las Fuerzas Armadas, el poder del dinero, de las gobernaciones, de los ministros del Despacho de Maduro, del ventajismo comunicacional, estuvieron en Barinas, pero no pudieron contra el pueblo, un pueblo que defendió el voto bien organizado, que es lo que debemos hacer en todo el país llegado el momento de las elecciones presidenciales de 2024.

Por lo tanto, el tema de las primarias es sumamente importante por la fortaleza que nos va a dar de cara a esa elección presidencial en las que nos tocará, unidos como debe ser, enfrentar al régimen.

Mientras, este año el presidente Juan Guaidó con la Asamblea Nacional electa en 2015 a su lado, seguirá haciendo su trabajo histórico, establecido en el artículo 233 constitucional, que es conducirnos al cambio político que anhelan los venezolanos por vía de las elecciones presidenciales y a la Asamblea Nacional. En eso ha estado y seguirá enfocado Juan Guaidó, porque esa es su misión, de la cual no se ha apartado desde que se juramentó como presidente encargado de Venezuela el 23 de enero de 2019.

Este joven líder venezolano en ese titánico esfuerzo ha tratado de ser anulado e intimidado por medio de la violencia, pero se ha mantenido firme y en la calle, organizando a la sociedad, lo que le ha hecho ganar el reconocimiento de la inmensa mayoría de los venezolanos, tanto los que están dentro como fuera del país, quienes resaltan su gallardía, valentía y sus notables esfuerzos para consolidar la unidad.

Tiene sobrada razón la señora del supermercado: hay razones para sentir confianza y esperanza… Esperemos que en su debido momento, que puede ser pronto, ella y todos los ciudadanos del país conozcan la fecha de las primarias, para que sientan cada día mayores esperanzas.


Dr. Rafael Veloz García, diputado a la Asamblea Nacional y al Parlasur electo en 2015; expresidente de la Federación Interamericana de Abogados (FIA); miembro de la dirección nacional de Voluntad Popular, VP.