Creemos Alianza Ciudadana exige primarias únicas, abiertas, transparentes e inclusivas en Venezuela

Benigno Alarcón, Judith Brazón y Pedro Rivas. Foto: Cortesía (NDP).

 

Creemos Alianza Ciudadana, plataforma conformada por organizaciones y ciudadanos de las diferentes regiones del país, planteó la necesidad de que las elecciones primarias opositoras sean únicas, abiertas, transparentes e inclusivas, y que la organización de estos comicios esté a cargo de la sociedad civil.

El planteamiento fue hecho durante una rueda de prensa realizada en la sede del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, cuyo director, Benigno Alarcón expuso que las primarias cuentan con el respaldo mayoritario de la población, según una encuesta realizada por esta institución en junio. Señaló que la disposición de participar en estos comicios para definir el liderazgo opositor es mayor si son organizados por la propia sociedad civil.

En el encuentro con los medios participaron las distintas representaciones regionales de Creemos Alianza Ciudadana. Los coordinadores de Miranda, Judith Brazón, y de Libertador, Pedro Rivas, expusieron el contenido del comunicado respaldado por más de 200 organizaciones y ciudadanos, donde se recogen sus planteamientos:

“En atención a nuestro compromiso con la reconstrucción de una democracia plena en Venezuela, desde Creemos Alianza Ciudadana -plataforma plural, no partidista- exigimos la realización de unas elecciones primarias, en un solo evento comicial, para estar preparados para la convocatoria a las elecciones presidenciales que deben hacerse en el año 2024 en el marco de los previsto en la Constitución Nacional.

Nuestra aspiración se concentra en la materialización de un proceso transparente, plural e inclusivo, que permita la participación de todas las fuerzas de oposición y del que resulte un liderazgo legítimo, capaz de aglutinar a todos los sectores de la vida nacional que claman por transformaciones políticas y sociales. Ante los intentos de promover consultas aisladas, que profundizarían aún más las divisiones en el seno de la oposición y el desencanto del electorado, recordamos que las circunstancias demandan la articulación de esfuerzos en la consecución de un objetivo común: un país libre, pleno de oportunidades y futuro.

En aras de fomentar la credibilidad de unas elecciones primarias únicas, abiertas e incluyentes, así como la legitimidad del candidato electo, creemos que la organización y desarrollo del proceso debe estar a cargo de un árbitro independiente que genere credibilidad y confianza para garantizar la transparencia de estos comicios, lo cual permitiría una amplia participación de votantes.

Creemos que en la sociedad civil existen organizaciones que, por su experiencia en diferentes procesos de consulta, pueden asumir ese rol y coordinarse dentro y fuera del país para preparar y desarrollar un proceso de primarias de forma manual, bajo la auditoría de los propios ciudadanos, de manera que no haría falta que se haga en forma automatizada.

Asimismo, consideramos imperativo que se respete el derecho a participar de los venezolanos que residen en el exterior, sea cual sea su estatus en el país receptor. Debe idearse un mecanismo que haga posible el despliegue de infraestructura y personal para contabilizar el voto de quienes se encuentran fuera del territorio nacional. Todos los votos cuentan y abonan a la legitimidad del liderazgo que se defina tras la consulta. Insistimos en el carácter inclusivo de estas elecciones.

Es igualmente relevante resaltar que una de las premisas para estas primarias es que cualquier ciudadano tiene el derecho a ejercer el derecho a postularse en este proceso, incluyendo a dirigentes que han sido inhabilitados para participar como candidatos en cargos de elección popular.

Por último, emplazamos a los distintos factores de oposición a trabajar en el diseño de un reglamento consensuado, que establezca normas y mecanismos claros de escogencia, y luego presentarlo ante el país, para favorecer la transparencia y confianza en el proceso, lo que constituye un reto para la dirigencia y la sociedad civil. Se trata de un evento fundamental que podrá desarrollarse con éxito si se asume con organización y fuerte convicción de cambio.

Creemos en el poder de la gente. Creemos en la democracia y por ello exigimos unas primarias que nos permitan definir un liderazgo legítimo que dirija el desafío que representa el proceso electoral de 2024”.

Nota de prensa