El príncipe Jorge acude por primera vez a Wimbledon y termina “levantando” el trofeo

El príncipe Jorge, con sus padres, en Wimbledon.Kirsty Wigglesworth / GTRES

 

Ya tiene 21 Grand Slams, a uno de Rafa Nadal, que suma 22. Novak Djokovic se alzaba este domingo con su séptimo Wimbledon, su torneo fetiche. Y en la grada había un invitado de excepción, alguien que iba por primera vez a disfrutar de uno de los mejores tenistas de la historia (y más polémicos, aunque enfrente tenía a Nick Kyrgios, otro asiduo a los escándalos) y que acabaría, además, levantando también el trofeo: el príncipe Jorge.

Por 20minutos.es

El hijo de los duques de Cambridge, quien en menos de dos semanas cumplirá 9 años, se sentó entre sus padres y vivió toda la experiencia de lo que suponía una final de un campeonato de dichas características, a juzgar al menos por la intensidad con la que gesticulaba casi después de cada punto.

La emoción de un partido de estas características fue toda una montaña rusa para el joven heredero, que en ocasiones no podía evitar llevarse las manos a la cabeza, a la cara (dejando una ranura por la que seguir viendo lo que ocurría), sonriendo encantado con algún buen peloteo o frunciendo el ceño cuando no se podía explicar qué acababa de pasar.

Sentado entre Kate Middleton, quien finalmente sería la encargada de entregar el trofeo al tenista serbio, y el príncipe Guillermo, a quienes tomaron varias fotografías con su hijo que parecían calcadas a las que le sacaran a su madre, Diana de Gales, con él en 1991, el príncipe Jorge no dudó en preguntar todas las dudas sobre el juego que le iban surgiendo y que sus padres, diligentes, fueron respondiendo una por una.

Cada vez que les enfocaron las cámaras, eso sí, el tercero en la línea de sucesión al trono tras su abuelo, Carlos de Inglaterra, y su padre, hacía las delicias de la audiencia con la cantidad de gestos, mohínes y ademanes que experimentaba, si bien para mucha audiencia española algo de protagonismo le robó quien estaba sentado detrás de ellos: Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, quien se encontraba allí para el homenaje que el torneo londinense le ha hecho a la fallecida leyenda Manolo Santana.

Una vez acabada la ceremonia que coronaba por séptima vez a Novak Djokovic como ganador del torneo, el tenista serbio y la familia real británica se encontraron en los pasillos, un momento que grabaron las cámaras por lo anecdótico que fue ver a Guillermo y a Kate felicitándole de nuevo.

Pero, sobre todo, porque Nole agarró el trofeo que acababa de conseguir y se lo acercó al joven príncipe para que él también lo sostuviese entre sus manos y pudiese levantarlo como hacen los campeones, algo a lo que le ayudaron sus padres, quienes también tenían miedo de que al pequeño se le cayese.

Toda una experiencia para Jorge que a buen seguro repetirá el año que viene. Y quién sabe si para entonces con Nadal siendo quien le permita levantar la Challenge Cup.