En la Tronconal II de Barcelona se desbordaron las cloacas… y la delincuencia

En la Tronconal II de Barcelona se desbordaron las cloacas… y también los “choros”

 

 

 

 

 

Habitantes de Tronconal II, en Barcelona, denunciaron que en los últimos meses han comenzado a padecer el desbordamiento de aguas servidas en las calles, además de la proliferación de “choros” que se meten en las casas.

Javier A. Guaipo // Corresponsalía lapatilla.com

Eibettis Larez, quien reside en la calle 8 del sector, aseguró que la putrefacción de las cloacas desató una ola de vómito y diarrea en buena parte de las más de 40 familias que se ven afectadas directamente.

“Por aquí hay muchos niños y adultos mayores que son los más sensibles a esa contaminación. Algunos también comenzaron a presentar enfermedades en la piel y seguimos a la espera de una solución por parte de algún ente”.

La lugareña contó que la problemática de aguas negras tiene alrededor de dos meses atormentándolos, pero a la Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe) no ha hecho más que colocar “pañitos de agua tibia”.

“Ellos vinieron con un camión vactor hace como 15 días y supuestamente destaparon el drenaje. Sin embargo, al día siguiente comenzó otra vez el desborde de cloacas, pero en alcantarillas que anteriormente estaban secas. Es decir, fue peor el remedio que la enfermedad”.

Inseguridad

En la Tronconal II de Barcelona se desbordaron las cloacas… y también los “choros”

 

 

 

La vecina Emilia Sánchez relató que en las últimas semanas también han tenido que lidiar con la inseguridad, pues los “amigos de lo ajeno” están robando a diestra y siniestra.

“En las madrugadas los techos parecen un hipódromo. Podemos escuchar cómo pasan corriendo de un lado a otro buscando dónde meterse y luego huyendo”, manifestó.

Asimismo, Sánchez relató que hace unos días los delincuentes ingresaron en un abasto y se llevaron buena parte de la mercancía. “Lo irónico es que a menos de una cuadra hay una casilla de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), pero no hacen su trabajo”.

De igual manera, indicó que entre las 6:00 am y 7:00 am, cuando la gente sale a trabajar, los malhechores también aprovechan para robar teléfonos y carteras.

“Hacemos un llamado a los cuerpos de seguridad para que refuercen la vigilancia en esta zona. Los malandros nos tienen sometidos y no hay nadie que haga algo”, finalizó.