Alberto Fernández recibió en la Casa Rosada al compinche del chavismo Evo Morales

El presidente argentino Alberto Fernández mientras saluda al expresidente boliviano Evo Morales, durante una reunión en la Casa de Gobierno en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Presidencia de la Nación Argentina /Esteban Collazo, BUENOS AIRES (ARGENTINA), 12/07/2022.

 

El presidente argentino, Alberto Fernández, compartió un almuerzo de trabajo con el exmandatario boliviano Evo Morales (2006-2019), en donde dialogaron sobre la actualidad de la región y la “profundización de lazos” entre ambas naciones, de acuerdo a un comunicado oficial publicado este martes.

“Con mucha alegría y un fraternal abrazo, me reencontré con mi hermano Evo Morales en el Día de la Confraternidad Argentino-Boliviana, seguimos profundizando los lazos entre nuestros pueblos y fortaleciendo la democracia en Latinoamérica”, publicó Fernández en su cuenta de Twitter.

El encuentro tuvo lugar en la Casa Rosada -sede del Poder Ejecutivo- y Fernández estuvo acompañado por su portavoz, Gabriela Cerruti; el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Agustín Rossi; el embajador designado en Venezuela, Oscar Laborde, y los diputados nacionales Eduardo Valdés y Carlos Heller.

Ante esta reunión se cumplen 242 años del nacimiento de la generala Juana Azurduy en Potosí, quién representa la unión de los pueblos boliviano y argentino por su lucha en las guerras de independencia hispanoamericanas.

Tras la reunión con el jefe de Estado argentino, el líder del Movimiento al Socialismo (MAS) visitó el Instituto Patria, un “think tank” del kirchnerismo.

Allí, Evo Morales brindó una charla en la que reivindicó la estatización de los recursos y servicios básicos de su país y el resto de Latinoamérica, así como sus clásicos discursos contra el “imperialismo” estadounidense.

El compinche del chavismo, que se encuentra de visita en Argentina desde el lunes, ya había dado un discurso en la Universidad Nacional de Rosario (UNR), en Santa Fe, donde propuso que los países latinoamericanos con reservas de litio controlen la explotación porque en su opinión, los convertiría en “potencias” mundiales.

“A partir de la nacionalización mejoramos la situación económica del país. El control de los campos gasíferos es del Estado, cuando antes, del 100 % de los ingresos solo un 18 % iba para los bolivianos”, recordó.

Con información de EFE