Asesinaron a tiros a sospechoso del peor atentado terrorista en la historia de Canadá

Ripudaman Singh Malik.

 

 

Ripudaman Singh Malik, un canadiense de origen sij que fue acusado y absuelto del peor atentado terrorista de la historia de Canadá, el ataque contra un avión de Air India en 1985 en el que murieron 329 personas, fue asesinado este jueves, según informó su familia.

Malik, de 75 años de edad, fue tiroteado en la localidad canadiense de Surrey, en el oeste del país, alrededor de las 9.30 hora local (15.30 GMT) según declararon a medios de comunicación locales los familiares del fallecido.

La Policía Montada de Canadá confirmó en un comunicado que un individuo murió a consecuencia de las heridas recibidas en un tiroteo en Surrey, aunque no identificó al fallecido.

Fuentes policiales también calificaron el asesinato como intencionado y dijeron que un vehículo, que al parecer había sido utilizado en el ataque, fue localizado posteriormente en llamas.

La Policía y los servicios secretos canadienses habían vinculado a Malik, que emigró a Canadá en 1972, con Babbar Khalsa, un grupo terrorista sij cuyo objetivo es la creación de Jalistán, un estado sij en el noroeste de la India.

La religión sij se originó en el siglo XV en la región del Punjab, actualmente bajo control de India y Pakistán, y es considerada como la quinta religión del mundo en número de practicantes, con alrededor de 25 millones de adeptos. A los sij se les considera una etnia en países como Canadá y el Reino Unido.

Malik y Ajaib Singh Bagri fueron acusados por la Policía canadiense de colocar una bomba en el vuelo 182 de Air India, que conectaba Montreal y Nueva Delhi con escala en Londres.

El avión explotó sobre el Atlántico, frente a las costas de Irlanda, el 23 de junio de 1985, causando la muerte a sus 329 ocupantes, incluidos 86 niños, en su mayoría canadienses de origen indio.

Además, otra bomba destinada a otro avión de Air India y oculta en una maleta, explotó el mismo día en el aeropuerto de Tokio y mató a dos trabajadores japoneses.

Las autoridades creen que los atentados eran represalias por el asalto del Ejército indio al Templo Dorado de Amristar en 1984, ataque en el que murieron centenares de sij.

En 2005, un tribunal canadiense absolvió a Malik y Bagri de todos los cargos al considerar que los testigos presentados por la Fiscalía no eran creíbles.

En 2003, Inderjit Singh Reyat fue condenado a 24 años de prisión por ser el autor de la fabricación de la bomba utilizada contra el vuelo 182.

En 2010, un jurado declaró a Reyat culpable de perjurio tras demostrarse que mintió en al menos 20 ocasiones durante el juicio de Malik y Bagri para proteger a los dos acusados.

EFE