Recrudece la violencia entre bandas en Haití: en la última semana murieron cerca de 90 personas

“Entre los muertos, 21 han sido carbonizados, mientras que 74 personas han resultado heridas de bala o por arma blanca. Asimismo, 127 viviendas han sido destruidas por explosivos o incendiadas por los bandidos de G-9 an Fanmi e Alye”, ha destacado, antes de recordar que los enfrentamientos entre estas bandas no son los primeros en la zona. REUTERS/Ralph Tedy Erol

 

 

 

Además hubo al menos 75 heridos y hay 16 desaparecidos. Cientos de manifestantes armaron barricadas en Puerto Príncipe en protesta por la escasez de combustible.

Por infobae.com

Alrededor de 90 personas han muerto a consecuencia de los enfrentamientos entre bandas registrados durante la última semana en la capital de Haití, Puerto Príncipe, según ha denunciado la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH), que ha apuntado además que cerca de 75 han resultado heridas y 16 han sido dadas por desaparecidas.

El organismo ha detallado en un informe que los combates están protagonizados por la banda encabezada por Gabriel Jean Pierre, alias ‘Ti Gabriel’, y una coalición armada conocida como G-9 an Fanmi e Alye. Asimismo, ha dicho que el epicentro de los mismos es el barrio de Nan Brooklyn, en Cité Soleil.

La RNDDH ha manifestado el líder de G-9 an Fanmi e Alye, alias ‘G-Pep’, lanzó una ofensiva en Nan Broolyn con el objetivo de expulsar a ‘Ti Gabril’ de la zona y hacerse con el control de la totalidad de la comuna de Cité Soleil, tal y como ha recogido el portal de noticias haitiano Gazzette Haiti.

“Entre los muertos, 21 han sido carbonizados, mientras que 74 personas han resultado heridas de bala o por arma blanca. Asimismo, 127 viviendas han sido destruidas por explosivos o incendiadas por los bandidos de G-9 an Fanmi e Alye”, ha destacado, antes de recordar que los enfrentamientos entre estas bandas no son los primeros en la zona.

 

Enfrentamientos entre pandillas han paralizado y teñido de sangre un sector de Puerto Príncipe, capital de Haití, cuya población sufre una inflación desatada y una escasez crítica de combustible que complica la crucial ayuda humanitaria.
Enfrentamientos entre pandillas han paralizado y teñido de sangre un sector de Puerto Príncipe, capital de Haití, cuya población sufre una inflación desatada y una escasez crítica de combustible que complica la crucial ayuda humanitaria.
La gente empuja un automóvil después de quedarse sin gasolina mientras aumenta la ira por la escasez de combustible que se ha intensificado como resultado de la violencia de las pandillas. REUTERS/Ralph Tedy Erol La gente empuja un automóvil después de quedarse sin gasolina mientras aumenta la ira por la escasez de combustible que se ha intensificado como resultado de la violencia de las pandillas. REUTERS/Ralph Tedy Erol

 

 

En este sentido, ha detallado que entre enero y mayo de 2021 ya se registraron combates similares que se saldaron con 44 muertos, 15 heridos y siete desaparecidos, antes de criticar a las autoridades y al primer ministro, Ariel Henry, por “continuar aplicando esta nueva forma de gobernanza política, impuesta por la administración de Jovenel Moise y caracterizada por el uso de bandas armadas, para instaurar un clima de terror en el país”.

“Las diferentes investigaciones de la RNDDH revelan que las principales víctimas de estos ataques armados y masacres registrados en barrios desfavorecidos desde 2018 siguen siendo parte de la población civil, entre ellas ancianos, niños, bebés y personas que viven con movilidad reducida”, ha denunciado.

De esta forma, el organismo ha denunciado también “la no intervención de la institución policial y el mutismo de las autoridades ante estos sucesos sangrientos”, motivo por el que ha pedido a las autoridades que pongan fin “al amiguismo existente entre ellas y las bandas armadas” y “dejen de suministrar a estas últimas dinero, armas y municiones”.

Por otra parte, durante la jornada del miércoles se registraron manifestaciones en Puerto Príncipe para protestar por la escasez de combustible, en el marco de las cuales se erigieron barricadas en varios puntos de la ciudad. Las movilizaciones fueron convocadas por conductores de mototaxis y opositores, según ha informado la emisora Radio Métropole Haiti.

Un miembro de la Policía Nacional de Haití patrulla una calle en Port-Au-Prince, Haití. REUTERS/Ralph Tedy Erol
Un miembro de la Policía Nacional de Haití patrulla una calle en Port-Au-Prince, Haití. REUTERS/Ralph Tedy Erol

 

 

En este contexto, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) alertó el miércoles de que 1,5 millones de haitianos no tienen acceso a los servicios básicos como consecuencia de los enfrentamientos entre pandillas en la capital de Haití. “Se necesita un acceso inmediato para que los humanitarios presten ayuda de emergencia”, dijo la oficina del organismo en Haití.

La ONG Médicos sin Fronteras (MSF) alertó el martes de que miles de personas están aisladas sin agua potable, alimentos ni atención médica en el barrio de Cité Soleil de Puerto Príncipe por los grupos armados que se disputan el control de la zona.

Desde el magnicidio del presidente, Jovenel Moise, la siempre convulsa situación política y económica de Haití se vio aún más golpeada. El vacío de poder degeneró en una crisis de seguridad, con asesinatos y secuestros a diario, sobre todo en amplias zonas de la capital. Además, el mandato de Henry terminó oficialmente el 7 de febrero, lo que ha incrementado la crisis de legitimidad en el país y los problemas económicos.