Biden reclama una investigación completa de la muerte de periodista palestina

Mural en Belén que recuerda a la periodista de Al Jazira asesinada Shireen Abu Akleh. EFE/EPA/ABED AL HASHLAMOUN

 

 

 

 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reclamó este viernes una investigación “completa” y “transparente” de la muerte de la periodista palestina Shireen Abu Akleh y prometió que su Gobierno continuará persiguiendo ese objetivo.

El mandatario estadounidense hizo esas declaraciones al lado del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, en el palacio presidencial de la ciudad cisjordana de Belén y en un podio que tenía tres banderas palestinas y tres estadounidenses de fondo.

Biden consideró que la muerte de Akleh, cuyo nombre no pronunció correctamente, supone una “enorme pérdida” para el trabajo esencial que implica “contar al mundo la historia del pueblo palestino”.

“Estados Unidos -prometió- continuará insistiendo en una investigación completa y transparente de su muerte. Estados Unidos seguirá defendiendo la libertad de prensa en todo el mundo”.

Mientras Biden hacía esas declaraciones, en una silla vacía situada en la sala había una foto de la periodista sobre la que estaba escrito en árabe: “La voz de Palestina”.

Varios de los periodistas que cubrieron la rueda de prensa llevaban camisetas negras con la frase “Justicia para Shireen”.

La periodista, que también tenía la nacionalidad estadounidense, perdió la vida en mayo mientras cubría una operación israelí en el campo de refugiados de Yenín, en Cisjordania ocupada.

Tanto la ANP como una serie de organismos y medios internacionales apuntan a la responsabilidad del Ejército israelí por la muerte de Abu Akleh, algo que Israel ha puesto en duda.

Un grupo de expertos de Estados Unidos llevó a cabo su propia investigación, pero no llegó a ninguna “conclusión definitiva” sobre el origen de la bala que mató a la reportera.

Washington apuntó a que “probablemente” fueron las fuerzas israelíes las que dispararon pero dijo no tener razones para creer que fuera intencional, algo que generó un fuerte repudio tanto de parte de autoridades palestinas como de la familia de la fallecida periodista de Al Yazira.

EFE