Corpoelec, el resultado de la desidia del régimen que tiene echando chispa al occidente de Carabobo

 

Durante el mes de julio en el occidente de Carabobo, especialmente en las zonas de las parroquias Canoabo y Bejuma, se han acentuado las fallas eléctricas.

Por Corresponsalía

Con las lluvias registradas en la zona, se han reportado caídas de líneas eléctricas constantemente y puede pasar hasta 24 horas esperando que Corpoelec reponga el servicio.

Ante esta situación y el reclamo constante de los usuarios, desde La Patilla se indagó sobre el tema y, de manera extraoficial, se logró conocer que la falta de dotación de uniformes, la adquisición de equipos de baja calidad, la falta de personal, de inducción y de unidades han jugado en contra de la labor de los trabajadores de Corpoelec.

Las fuentes, quienes por medidas de seguridad serán resguardadas, contaron las vicisitudes por las que están pasando los trabajadores del occidente de la entidad carabobeña, que no se escapan al panorama nacional.

La decadencia

Explicaron que hasta el 2015, aproximadamente, había en la zona del occidente de la entidad dos vehículos destinados a atender las averías y reclamos de personas que estaban sin luz, así como dos cuadrillas de mantenimiento y contaban con materiales para trabajar.

Actualmente, solo hay un vehículo que funciona a gasoil que atiende los tres municipios: Miranda, Montalbán Bejuma (con sus tres parroquias), parte de Yaracuy y casi llegando a Morón.

“Imagínate el desgaste del vehículo para cubrir tanta extensión, aunado al gasto de combustible que tampoco hay y juega en contra”, expresaron.

En cuanto al personal, dijeron que desde el 2014 al 2020 se registró una fuerte migración en todas las áreas, desde personal de línea hasta la parte técnica. Por ejemplo, de seis técnicos que había solo cuentan con dos.

“Corpoelec en el occidente de Carabobo contaba con 64 personas, entre administrativos, técnicos, ingenieros y personal de línea y en la actualidad solo hay 27”, informaron.

Personal inexperto

Dijeron que lo que han resuelto quienes están a la cabeza de Corpoelec, en su mayoría militares, es transferir personal de unas áreas para otras, “pero la empresa no se ha preocupado por capacitarlos en el área operativa y la falta de inducción se ha traducido a desgracia y vemos los accidentes que ha sufrido el personal en los últimos meses”, refutaron.

“No usan el arnés porque desconocen sus funciones y además los mandan al azar y eso es por talla”, expresaron.

“Lamentablemente quienes ocupan los cargos gerenciales carecen del conocimiento de quienes venían de las ya inexistentes Escuelas de formación del sector eléctrico”, explicaron.

“Piratería”

La carencia de materiales idóneos para el buen funcionamiento del sistema eléctrico en todos los niveles ha incidido en las interrupciones del servicio, “se está llegando a la piratería, a solventar por solventar, una cultura que traen los militares, ellos no manejan el tecnicismo, y lo que les importa en que se solucione al momento con lo que sea”, aseguraron.

Recordaron que se va a cumplir un mes de que el liniero William Guerrero, murió en el occidente de la entidad mientras trabajaba reponiendo una falla eléctrica y aún no han dado un porqué.

“Lo único que hay es un proceso de investigación para buscar un culpable, tipo policial y no las razones técnicas para saber qué falló, si fue una falla humana”, expresaron.

Indicaron que hasta los momentos no se ha dado el análisis de todos los decesos de los trabajadores de este año a nivel nacional y se sigue repitiendo el lamentable escenario.

 

Bajo lluvia y como pueden trabajan en el occidente de Carabobo