Toma nota: cómo responder en las entrevistas de trabajo si preguntan por tu salario ideal

 

 

 

La entrevista de trabajo es un proceso al que no todas las empresas le dan la misma importancia, ya sea porque valoran mucho más los filtros internos en los que se apoyan los periodos de prueba, que pueden llegar a durar hasta seis meses, o porque tienen la costumbre de confiar en la experiencia anterior de los individuos interesados en el puesto que se presentan presencial y virtualmente.

Por La Información

En ocasiones, también toman en cuenta las referencias que traigan como un factor con más o menos peso dentro de sus consideraciones. Sin embargo, varios candidatos han constatado que hay un número de preguntas comunes entre los entrevistadores de distintos puestos laborales que se han repetido en varias ocasiones, preguntas que, sospechan, pueden definir el éxito o el fracaso de la entrevista.

Hay varias reglas básicas para sacar el mayor provecho en una entrevista de trabajo: responder siempre con la verdad, no autosabotearse, presentar una actitud positiva y enérgica, investigar previamente los particulares de la empresa ante la cual uno se presenta y del puesto que ofrecen, entre otras.

No decir la cifra concreta

Por lo general no existen respuestas concretas con las cuales uno se puede asegurar el éxito absoluto y la garantía de superar a los otros candidatos. Cada persona debe aprender a inspeccionar la situación y el contexto para definir sus tácticas, excepto en un caso muy particular: las preguntas sobre el sueldo que están acostumbrados a recibir y el que esperan en su nuevo puesto.

Como regla general, nunca se debe responder con una cifra concreta, ni siquiera con un estimado. Lo mejor es siempre negarse respetuosamente a dar una respuesta directa. Después de todo, lo que uno quiere es que el entrevistador haga una primera oferta a partir de la cual se puede negociar. Es probable que vuelvan a preguntar bajo distintas formulaciones, en cuyo caso la actitud de no responder debe seguir siendo la misma.

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.