Constantino Bonaduce considera que no se debe desestimar al estado Anzoátegui para establecer una ZEE

 

 

 

 

Una Zona Económica Especial en Anzoátegui, permitiría un proceso para reindustrializar la región, lo que aceleraría una recuperación económica más vigorosa. Así lo señala El empresario Constantino Bonaduce, creador del Parque Industrial Aerocentro.

Destaca el empresario que en general hacer negocios en Venezuela plantea grandes desafíos para la actividad empresarial, sin embargo, con la legislación e incentivos adecuados, las perspectivas de negocios apuntarían a resultados favorables.

Considera que si un estado merece la distinción para ser considerado para establecer una Zona Económica Especial, ese sería Anzoátegui. Debido a su vocación petrolera y Petroquímica, lo que a su juicio los legisladores están obligados a pensar en explotar las bondades de la geografía, con una apertura económica capaz de atraer inversiones de envergadura para potenciar el sector, apuntó Constantino Bonaduce.

Expuso como ejemplo la estrategia de la Agencia de Gobierno de Singapur que tiene como objetivo, un plan para competir por la administración de Zonas económicas especiales en Latinoamérica y el caribe para convertirlas en un hub de negocios o centro logístico de talla mundial, tal como lo hicieron en Singapur, del otro lado del pacifico.

 

 

 

El empresario piensa que la entidad oriental sería una extraordinaria ZEE, tanto por su privilegiada posición geográfica y clima, como también por el estado de su infraestructura, que cuenta con aeropuerto internacional y puerto de aguas profundas, además de parques industriales con capacidad de atender las necesidades logísticas de las empresas mas exigentes. Apuntó que es necesario mirar más allá de las formas habituales de hacer negocios y enfocarnos en las oportunidades emergentes en el marco de esta nueva realidad.

Bonaduce manifiesta que tras los efectos derivados de la pandemia, a medida que avanzamos hacia un mundo post pandémico, las Zonas económicas especiales ofrecen la posibilidad de diversificar la actividad industrial y comercial que facilitaría acelerar un proceso de recuperación económica que Venezuela requiere. Asegura que las empresas en búsqueda de crecimiento o diversificación deben adaptarse a un un entorno comercial encuadrado por la incertidumbre, pero con oportunidades en nichos de negocio, concluyó.