Se casaron y le preguntaron a la dama de honor si quería ser la novia de ambos

Boda. El matrimonio junto a la dama de honor. Foto: @dailythrouple.

 

Ella, estando en pareja con un hombre, comenzó a mirar con otros ojos a una amiga de la universidad durante un recital. Aquella noche de música, los tres decidieron llevar a cabo un encuentro íntimo en la cama: hubo química. Y sentaron las bases para que más tarde naciera el poliamor.

Por: Clarín

Un matrimonio de Estados Unidos le preguntó a la dama de honor de su casamiento, con la cual mantenían un vínculo amoroso, si quería ser la novia de ambos. Y ella aceptó. Ahora son un trío que a diario documenta su experiencia y además desafían los prejucios.

La joven Angel tiene 27 años y está casada con Tyler, de 29. Los dos conviven con Sam, de 24 años, en una casa de la ciudad de Memphis, Tennessee. “Nuestra relación es un 10/10”, definieron los protagonistas de esta historia en una entrevista realizada con el canal de YouTube “truly”.

Cómo surgió el amor?

Hace un tiempo, Angel coincidió con Tyler -“match”- a través de Tinder. En esa oportunidad, pese a la conexión inicial, casi ni conversaron. Sin embargo, dos años después, él decidió comentarle una foto a ella en Snapchat: “Oh Dios mío, qué linda eres”, le escribió. Pronto empezaron a gustarse. Y se pusieron en pareja.

Una vez, Angel le presentó a Tyler a su amiga Sam, a quien conocía de la facultad. Sus vidas cambiaron a partir de 2019, cuando los tres asistieron a un festival.

“Nos encontrábamos disfrutando de la música y el momento. Enseguida, nos besamos en la boca con Sam”, dijo Angel. Ese intercambio apasionado e instantáneo no incomodó a su novio, de acuerdo a su relato. “Ok, que fluya”, pensó en voz alta Tyler, quien al parecer se sentía atraído por la otra joven. Lo mismo le sucedía a Sam con él.

A continuación, los tres abandonaron el recital, se dirigieron a un departamento y optaron por tener sexo. “Las cosas progresaron desde ese entonces”, manifestó Sam. Pero se produjeron altibajos en el medio.

Una pausa en la relación

A tan solo una semana de haberle dado rienda suelta al poliamor, el trío se disolvió. “Lo intentamos”, admitieron. Sam abandonó la casa, aunque Angel y Tyler continuaron juntos: su vínculo permaneció intacto.

En 2020, ambos sellaron su vínculo en el altar. Sam, quien seguía viéndolos de manera ocasional -ya no compartían el mismo techo-, fue la dama de honor de su boda.

La vuelta del trío

Con el correr del tiempo, Sam volvió a engancharse de nuevo con ellos. Un día, mientras los tres visitaban un zoológico, surgió una propuesta.

“Estábamos en una cabina de fotos del zoo y Angel me preguntó: ‘¿quieres ser nuestra novia?’ Cuando salimos del recinto, yo contesté: ‘Mi respuesta es sí'”, aseguró Sam. A partir de ahí, se mudó con el matrimonio a Memphis.

Celos, “garantías” y sexo

Angel contó que, al principio, no le agradaba presenciar las demostraciones de amor de su esposo hacia Sam y viceversa. “Me daba celos verlos. Lo que pasaba era que yo estaba siendo muy egoísta, pensaba únicamente en mis necesidades de afecto y no daba lugar a la que ellos también tenían juntos”, aclaró.

No resultó fácil para el trío adaptarse a la convivencia, pero igual lograron superar sus diferencias. “Debimos trabajar mucho”, reconoció Sam.

En la actualidad, los estadounidenses duermen en la misma cama, de dos plazas. “Necesitamos una más grande”, afirmaron entre risas. Además, dieron a entender que no existen las “reglas” en su relación. En cambio, prefirieron hablar de ciertas “garantías” que sostienen.

“Somos un trío cerrado, la relación es exclusivamente entre los tres”, comunicaron. “Cuando es la hora de tener sexo, nos consultamos entre nosotros quién tiene ganas en ese momento. Si hay alguien que no quiere, sale de la habitación y se pone a mirar la tele, limpia o realiza otra actividad. Es todo muy abierto”, añadió Angel.

Familia y mensajes en redes

Los respectivos padres de cada uno aceptaron su relación. Sin embargo, otros miembros de sus familias desaprueban el trío. “No hablamos más con ellos”, explicó Tyler.

Por otro lado, en las redes sociales, donde comparten contenido sobre su relación, suelen recibir mensajes de odio y burlas. “El poliamor nunca funciona”, “espero con ansias el video en el cual anuncian su separación” y “las parejas existen por algo” son algunos de los comentarios que les envían. Aunque ellos hacen caso omiso. “Nos reímos al respecto”, advirtió Tyler.

Hoy, el trio está feliz… Al menos eso es lo demuestran ante la cámaras. En un futuro, Angel y Tyler planean proponerle casamiento a Sam.

“La mayoría de la gente se siente afortunada por haber encontrado a una persona en el amor. Pero nosotros tenemos la suerte de haber hallado a dos”, concluyeron.