Ataque suicida dejó al menos diez muertos en una mezquita de Kabul

Foto: Cortesía.

 

Al menos diez personas murieron y ocho resultaron heridas este miércoles tras un presunto ataque suicida en una mezquita de la capital afgana durante la oración de la tarde.

El ataque tuvo lugar en el área de Sar-e-Kotel de distrito policial 17, en el norte de Kabul, durante las oraciones de la tarde, alrededor de las 19.00 horas (14.30 GMT), indicó a Efe el oficial Malavi Mohammad Yasee.

“Según nuestra información hasta el momento, la explosión fue provocada por un terrorista suicida que se inmoló dentro de la mezquita durante las oraciones de la tarde, lo que provocó la muerte de 10 personas e hirió a 8 personas más”, dijo.

Otro funcionario talibán que no quiso mencionar su nombre aseguró a Efe de que entre “los muertos también se encontraba el conocido erudito religioso Malavi Amir Mohammad”.

La ONG italiana Emergency, que cuenta con uno de los principales hospitales en Kabul, ha contabilizado incluso más víctimas de la explosión.

Según un mensaje publicado en Twitter, al menos 27 personas fueron recibidas en los hospital de Emergency “tras una explosión en la zona del PD-17”.

“Hay 5 niños entre ellos, incluido uno de 7 años”, indicó.

El principal portavoz del Gobierno de los talibanes, Zabihullah Mujahid, expresó en un comunicado la condena de su administración “a la explosión en una mezquita”.

“Jannah al-Firdus a los muertos, la recuperación de los heridos y fortaleza a los familiares”, deseo el portavoz, quien aseguró que “los asesinos y perpetradores de tales crímenes pronto serán capturados y castigados por sus actos atroces”.

Ningún grupo armado ha reclamado la autoría del ataque hasta el momento.

Pese al fin de la guerra tras la retirada de las tropas internacionales y la victoria de los talibanes, Afganistán ha sufrido varios de sus más sangrientos ataques desde que los islamistas ascendieron al poder hace un año.

La mayoría de estos ataques han sido autoría del grupo yihadista Estado Islámico, que se ha convertido en la principal amenaza para la seguridad en Afganistán y mantiene una intensa rivalidad con los talibanes.

EFE