Delincuentes usaban a niño venezolano como informante para efectuar robos en Perú

Sujetos cometían sus fechorias con armas de fuego.

 

 

A sus cortos once años, el hambre lo obligó a formar parte de una banda de feroces delincuentes venezolanos, que lo utilizaba como “campana” en sus atracos y a cambió le daba techo y un plato de comida, pero un asaltó frustrado por los agentes de la Dirección de Inteligencia y de la comisaría de Tupac Amaru acabó con su carrera delincuencial. El niño, de nacionalidad venezolana y sus cómplices, entre ellos un peruano, fueron detenidos cuando pretendían asaltar una cevichería en el distrito de Comas, Perú.

Por Trome

El menor de edad, quien se encontraría sin familia en nuestro país, era utilizado por los hampones de esta banda conocida como “Los malakitos del norte”. El niño fingía vender golosinas de forma ambulatoria y “marcaba” los negocios para luego informar sobre el movimiento de los trabajadores a sus secuaces, según señaló un agente.

Luego de tres días de sigiloso seguimiento, los efectivos policiales atraparon a los venezolanos André Naguanagua Álvarez (21) “Malakito”, Gabriel Alexander Méndez Arteaga (19) “gatillo flojo”, Edwin José Pulgar Palencia (35) “Josesito” y al peruano Michael David Pérez Cordero (18) “Onill”. Entre ellos también intervinieron a este menor de edad, quien al ser interrogado señaló, que, era parte de esta banda delincuencial porque necesitaba dinero para comer.

En horas de la tarde, los sujetos merodeaban por la avenida México, en Comas, pues, al parecer, pretendían entrar a robar a una botica, pero cambiaron de opinión y optaron por la cevichería “Delicias del Mar”, situada en la cuadra 2 de esta arteria, en la urbanización El Parral. De inmediato, trazaron un plan y enviaron al niño a distraer a los comensales y trabajadores con sus golosinas. Fue así, que en ese instante los hampones irrumpieron en el interior de este negocio, amenazando con sus pistolas a los presentes.

Sin embargo, segundos después apareció un contingente de efectivos, que frustro el atraco. Los mal vivientes intentaron escapar y dispararon contra los agentes, que repelieron el ataque. No se registraron heridos.

Lea más en Trome