Subastarán los guantes que usó Holyfield el día que Tyson le mordió la oreja

Evander Holyfield le ganó sus dos peleas a Mike Tyson (Reuters)

 

La recordada pelea por el título mundial de los pesos pesados de la AMB entre Mike Tyson y Evander Holyfield del 28 de junio de 1997 en Las Vegas sigue escribiendo historias. En este caso son los guantes que usó Evander en aquella velada, que serán subastados y tienen un valor especial ya que en esa contienda retuvo el título luego de que Iron Mike le mordiera la oreja a su rival.

Por Infobae

Esa pelea fue la revancha del duelo que tuvieron en noviembre de 1996 y en el que Holyfield se impuso por KO Técnico. Siete meses más tarde se volvieron a ver las caras y en el tercer asalto Mike decidió lanzarse contra la oreja derecha de su oponente, arrancándole un pedazo de cartílago y escupiéndole al suelo. El hecho dejó perplejos a todos los espectadores y millones de televidentes que siguieron las alternativas en todo el mundo. Por supuesto, el juez Mills Lane decidió terminar la contienda, descalificando a Tyson.

Ahora el épico combate volvió a ser noticia ya que la página de subastas Lelands Auctions publicó los guantes de Holyfield que tienen una oferta inicial de 10 mil dólares y la misma vencerá en 13 días. Según informó el portal a TMZ Sports los guantes de boxeo de Holyfield tienen escasas muestras de uso. Ya tuvieron cinco ofertas y por ahora la marca más alta es de 12.155 dólares, pero se espera que esa suma se supere y, según el mencionado sitio, el valor de los guantes podría llegar a las seis cifras en dólares durante la subasta.

Mucho se habló de ese episodio y hasta el propio Tyson sacó un provecho hace un tiempo y en una reciente entrevista radial con Alex Jones, el ex boxeador de 55 años llevó uno de sus productos llamado “Mike Bites” (Mike muerde), que son una gomitas hechas a base de cannabis, y que tienen la forma de la oreja. En marzo pasado, Mike ya había anunciado que su empresa iba a dedicarse a producir snacks de cannabis. En esa oportunidad Mike hizo una broma escatológica cuando le preguntaron el gusto de la oreja verdadera de Holyfield.

“Quería matarlo. Estaba realmente enfadado porque me golpeó la cabeza y todo. Lo mordí porque quería matarlo. Me sacó de mi plan de lucha y de todo. Sea bueno o malo, no voy a dejar que nadie se lleve mi gloria”, sentenció Tyson en 2020.

Además, el ex campeón mundial de la mencionada categoría admitió que su reacción también fue “por las drogas. Sólo pensaba en las drogas. Yo creía que era Dios, me sentía como Dios. Pero lo hecho, hecho está. Yo no pensaba en el boxeo cuando lo mordí. No me preocupaba el boxeo. Está mal lo que le hice, muy mal. Me volví como loco”.

 

Luego de aquella pelea por el título, que fue llamada “The Bite Fight” (La pelea de mordidas), Tyson fue descalificado, la entidad rectora le revocó su licencia y se le impuso una sanción económica de 3 millones de dólares.

Mucho tiempo después, en 2019, en el podcast Hotboxin’ With Mike Tyson, Holyfield le aseguró a su antiguo rival que lo había perdonado por el episodio de la oreja, mientras que Tyson le anticipó que ya tenía en su cabeza la idea de hacer un producto que rememorara aquel incidente.

Pasó un cuarto de siglo del ese efímero combate que duró apenas tres rounds, pero todavía se sigue hablando de la velada en Las Vegas.