Un caso único: la historia de Jeannette Charles, la doble de la reina Isabel II que ahora puede quedarse sin trabajo

Jeannette Charles. La actriz interpretó durante toda su vida un único personaje, el de la reina Isabel II.

 

 

 

Se dice que todos tenemos un doble en algún lugar del mundo. La reina Isabel II, quien murió este jueves 8 de septiembre a los 96 años, tenía la suya ahí nomás, entre uno de sus súbditos, Jeannette Charles y, además, era su contemporánea, apenas un año y medio menor que ella.

Por Clarín

Lo que podría haber sido un inconveniente y una incomodidad para la vida cotidiana, resultó un medio de vida para Jeannette quien, casi por casualidad, se convirtió en su imitadora oficial y así protagonizó más de treinta películas, interpretando a la reina.

Puede ser muy extraña la vida de un doble o un imitador: trabajar siempre de ser una versión anónima de alguien famoso. Pero para Jeannette significó hacerse famosa gracias a su enorme parecido con la monarca más longeva de la historia.

A la actriz le tocó ponerse en la piel de una de las grandes figuras de la historia del siglo XX y mostrar un perfil que la verdadera reina jamás haría público, sobre todo en comedias cinematográficas.

 

 

 

El principio, la casualidad de un cuadro
Pero su vida como doble comenzó de manera casual y digna de una película. Fue en 1972, durante la subasta de un cuadro.

A la Royal Academy de Londres llegó una pintura que, aparentemente, era un retrato de Isabel II. Pero en cuanto alguien se percató un poco más en detalle, surgió la verdad. Quien posaba no era la reina de Gran Bretaña sino una ciudadana común, Jeannette Charles, que le dedicaba el cuadro a su marido, como regalo de cumpleaños.

Más allá de aclararse la situación enseguida, su increíble parecido con la reina significó para Charles el comienzo de una curiosa carrera cinematográfica en la que únicamente interpretó a un personaje.

Jeannette empezó a recibir ofertas para protagonizar publicidades y le llovieron los pedidos de entrevistas: todos querían saber quién era la mujer idéntica a su Majestad.

Allí donde era imposible convocar a la reina para una escena (salvo la reciente excepción en donde, con motivo del jubileo por sus 70 años de reinado, se la vio a Isabel en un clip tomando el té con el oso Paddington, un personaje muy popular en Inglaterra), como por arte de magia, estaba Jeannette y, además, tan británica como ella.

“Me entrevistaron para periódicos, revistas y radio y un agente me dijo que mi parecido con la reina podía ser una fuente de dinero”, declaró después Charles al diario The Guardian.

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.