Embajador de Colombia ante EEUU: Gobierno de Petro jugará papel constructivo en la salida democrática en Venezuela

El presidente Gustavo Petro posesionó el 7 de septiembre a Luis Gilberto Murillo como embajador en Estados Unidos. – Foto: juan carlos sierra-semana

 

El diplomático revela detalles de las conversaciones que ha sostenido con el Gobierno del presidente Joe Biden sobre los cambios a la figura de la extradición. Habrá modificaciones en la política de lucha contra las drogas.

Por Semana

SEMANA: ¿Pensó en declinar la embajada por tener que renunciar a la nacionalidad de Estados Unidos?

LUIS MURILLO: Cuando el presidente Petro me ofreció ser embajador en Washington, supe que tendría que renunciar a la nacionalidad. Fue una decisión difícil, un tema de familia, pero el presidente, de manera muy generosa, me dijo tómese su tiempo. Después de un largo proceso de discusión familiar, llegamos a la conclusión de que ese era un sacrificio grande para nosotros, pero menor para la cantidad de personas que requieren que se contribuya a tener un mejor país y para trabajar por la paz.

SEMANA: Pero, honestamente, cuando usted dice “decidimos”, es que su esposa le dio el beneplácito…

L.M.: (Risas) Así es, porque ni mi esposa ni mis hijos estaban de acuerdo y no la pude convencer. Después les expliqué muy bien a mis hijos la necesidad de dar este paso y ellos resultaron convenciendo a la mamá.

SEMANA: ¿Qué misión le entregó el presidente Gustavo Petro?

L.M.: El presidente ha sido claro en que debe ser una relación simétrica con Estados Unidos, ya que hay una relación que se debe cuidar porque es histórica, estratégica, muy fuerte y con expansión bajo nuevos énfasis y paradigmas. Hay que darles importancia a los temas de cambio climático y de transición energética. El segundo punto tiene que ver con la paz total y sus diferentes componentes; la implementación del acuerdo de paz con las Farc, la negociación con el ELN y también todo el proceso de acogimiento que se haría con grupos criminales. Esto condiciona el hecho de que se haga una transformación profunda de la política de drogas. El tercero tiene que ver con la migración y con la inclusión en el contexto de los procesos migratorios que se dan en Colombia y que también tienen impacto en toda la región.

SEMANA: Sobre el ELN hay críticas por el papel de Nicolás Maduro en esa negociación. ¿Eso será un problema con Estados Unidos?

L.M.: No. Creo que en Estados Unidos se entiende que el ELN tiene un estatus político y se viene de un proceso de negociación que se suspendió en el gobierno anterior. Lo que se ha hecho es reanudar, justamente, ese proceso y se ha invitado como garante a Venezuela, que tampoco es nuevo. Además, Estados Unidos está en conversaciones con el Gobierno de Nicolás Maduro para profundizar en temas relacionados con una solución democrática, y allí creo que el Gobierno colombiano va a jugar un papel constructivo de ayudar en esa salida democrática en Venezuela.

Para leer la entrevista completa, aquí