Delincuencia y pésimos servicios afectan a vecinos de Palo Negro en pleno centro de Maturín

Ubicado en pleno centro de Maturín, vecinos del sector Palo Negro de la parroquia San Simón, denuncian los altos niveles de inseguridad, así como problemas por los malos servicios públicos. Calles llenas de huecos, sin alumbrado público que propicia los atracos, fallas en el suministro de agua y electricidad, son los pesares que viven a diario los residentes de esta zona.

Corresponsalía lapatilla.com

Ciudadanos de las calles Arriojas, Sucre, Rojas, prolongación Miranda y Cruz de Los Marineros, manifestaron el abandono por parte de las autoridades chavistas que han gobernado durante los últimos años. A pesar de estar cerca de la residencia del gobernador y el Palacio Gubernamental, señalan que no son tomados en cuenta para dar soluciones a los problemas que padecen.

Los diputados regionales Luis Machado y Luis Humberto Zamora denunciaron que más de 2.400 habitantes se ven afectados por esta serie de problemas. Los parlamentarios indicaron que luego de sostener un encuentro con líderes vecinales del referido sector, constataron las condiciones en las que se encuentra la zona.

Delincuencia y pésimos servicios afecta a vecinos de Palo Negro en pleno centro de Maturín

 

 

 

 

“De manera sorprendente e increíble los habitantes de esta comunidad, que son vecinos muy cercanos de la gobernación del estado Monagas y, por otro lado, vecinos de la residencia oficial del Gobernador en Las Palmeras, lugar donde vive el gGobernador, tengan en su totalidad las calles a oscuras, siendo víctimas de atracos a diario a mano armada. Les da terror sentarse al frente de sus casas, pues han sido en múltiples ocasiones amordazados y robados dentro de sus casas. La oscuridad que persiste en el sector promueve este tipo de prácticas por parte de los antisociales y hay muy poca vigilancia policial estadal y municipal”, expresó el legislador Machado.

Por otro lado, agregaron que han visto pasar cinco alcaldes por la sede del ayuntamiento municipal y no han asfaltado las calles que ya no tienen huecos, sino cráteres.

Los atracos han llegado a herir a habitantes de esta numerosa comunidad que en muchos casos han puesto en riesgo la vida de las víctimas. En este sentido, exigieron mayor presencia policial y de los órganos de seguridad para disminuir la ola de atracos y robo a las viviendas.