Las víctimas de Ian hablan del terror y la devastación que dejó el huracán a su paso en Florida

Cortesía

 

Terror, pérdida y agradecimiento por estar vivos. Algunas de las víctimas de Ian hablan tras los embates de un ciclón más fuerte de lo que muchos habían visto hasta ahora en sus vidas y también de lo que se habían imaginado.

Por CNN 

Roberto Maqueira permaneció en su hogar en Sarasota con siete personas más mientras pasaba Ian. La sala era la única habitación de la vivienda en la que podían permanecer. “No fue nada fácil, la verdad. Fue bastante aterrador”, dijo sobre el paso de Ian, ahora tormenta tropical, que según las previsiones volverá a tocar tierra en Carolina del Sur como huracán de categoría 1. Maqueira explicó que lo que escuchaba de afuera parecían rugidos: era el sonido de las matas chocando unas contra otras y los árboles cayendo.

Para las 07:00 p.m. ya se había ido la luz en todo el barrio y así, sin electricidad, permanecieron encerrados. “Imagínate usted encerrado en cuatro paredes, todo oscuro, entonces usted nada más escuchaba ‘bum, bum, bum’ en el techo de su casa”, contó en entrevista con Ana María Mejía. A esos ruidos, dijo, se le sumaba el de las ventanas: era como si alguien las estuviera empujando para intentar entrar.

El suyo es apenas uno de los testimonios del miedo que vivieron los habitantes de Florida con el paso del huracán, que dejo al menos 15 muertos según los registros hasta el jueves por la tarde. Una de esas muertes se registró en el condado de Osceola, donde una mujer habló con una reportera de WFTV, afiliada de CNN, mientras caminaba con una niña pequeña de la mano. “Perdimos todo”, contó.

En su familia solo pudieron rescatar unas pocas cosas que llevaban encima: algo de ropa y los papeles importantes dentro de una bolsa. Pero junto a la desesperación, la mujer también sentía agradecimiento por haberse podido salvar. “Gracias a Dios, gracias a los vecinos que nos sacaron por la ventana”, contó.

Ian se llevó hasta el techo de un hospital con pacientes

En Port Charlotte, el ciclón se llevó el miércoles el techo de la UCI de un hospital en el que había pacientes. “Es bastante terrible”, dijo en ese entonces a CNN la doctora Birgit Bodine, especialista en Medicina Interna. El personal tuvo que trasladar a los pacientes a otra sala, pero entonces el agua descendió por las escaleras a otros pisos y más pacientes debieron ser movidos a camas que se dispusieron en los pasivos y otra área del hospital que permanecía seca.

Lea más en CNN