¿El ayuno intermitente sirve para combatir la depresión?

 

Actualmente, la depresión y la ansiedad son los trastornos psicológicos más frecuentes en el mundo, y la situación generada por la pandemia del covid-19 no ha hecho más que empeorar sus cifras. Además, no hay que olvidar su estrecha relación con la salud metabólica y la obesidad, otra enfermedad que sigue subiendo como la espuma.

Por El Tiempo

Entre las posibles soluciones a estos cuadros clínicos, la alimentación es clave, y no hay día que no aparezca alguna dieta milagro prometiendo beneficios más allá de su verdadero alcance. ¿Habría que sumar al famoso ayuno intermitente en esa categoría? Parece que no.

Estos son sus poderes

Aunque ahora esté de moda, nuestra especie ha practicado el ayuno intermitente de manera natural durante miles de años. El Homo sapiens no siempre ha tenido comida disponible las 24 horas del día y los 7 días de la semana.

La razón del impacto mediático y popular del momento reside en su eficacia como método para perder peso y en los beneficios que se le atribuyen para disminuir el riesgo cardiometabólico.

Por ello se suele prescribir a pacientes con sobrepeso u obesidad y que muestren predisposición a sufrir diabetes. Así mismo, influye, y mucho, que resulte más llevadero y se pueda mantener a largo plazo con menos esfuerzo que la restricción calórica continua.

Para leer la nota completa, aquí