Noche de terror vivieron los falconianos tras fuertes lluvias, el mar embravecido… y sin luz

Entre la lluvia y el mar causaron destrozos en Las Piedras

 

Unas 429 familias fueron afectadas directamente por las intensas precipitaciones en el estado Falcón, según contabilizó la gobernación chavista de la entidad, aunque el gobernador Víctor Clark detalló que más de 3.800 personas están incomunicadas, bien porque las quebradas aumentaron su caudal, por desborde de carreteras o por el colapso de vías agrícolas de la jurisdicción.

Corresponsalía La Patilla

La información la ofreció en una cadena de radio que ofreció la tarde de este viernes 7 de octubre desde Coro, capital de Falcón, donde detalló que se activó un refugio en Miranda y otro en Colina para atender a las familias perjudicadas por las lluvias, principalmente a los que habitan alrededor del río Coro que recorre a ambos municipios.

Hasta la tarde de este viernes, el río Coro había comenzado a bajar sus niveles. Sin embargo, el paso por la intercomunal Coro- La Vela, a la altura de La Retama, seguía cerrado. Se espera que en el transcurso de la tarde, el río continúe bajando y se pueda dar paso por un solo canal para ambos sentidos.

 

Siete embarcaciones se perdieron en Las Piedras por el fuerte oleaje de la madrugada de este viernes

 

Las autoridades también extendieron el llamado a los conductores de la carretera Falcón- Zulia, a la altura del sector Villa Bolívar, municipio Buchivacoa, pues hay un importante derrumbe de la carretera en el que se debe tener mucha precaución.

Por otro lado, las playas de Paraguaná subieron su nivel durante la madrugada de este viernes, causando daños en las embarcaciones pesqueras, y las lluvias arrastraron árboles y maleza.

Los habitantes de Las Piedras y Carirubana vivieron este evento sin servicio eléctrico por casi 24 horas. En grupos, los pescadores se metían al mar para rescatar las embarcaciones, aunque contabilizan hasta ahora siete lanchas con pérdida total.

Afortunadamente, el mar bajó de nivel la mañana de este viernes, mientras que el servicio eléctrico se restableció pasadas la 1:00 pm. “Anoche pensábamos que nos íbamos a ahogar, entre la lluvia y la playa, sin luz y sin señal para llamar a nadie. Fue una noche de mucha ansiedad”, dijo Orimar Suárez, habitante de la zona.