Niños falconianos salieron a caminar por Los Rosales a pedir ayuda para su escuela

La escuela ha sido víctima de hurtos constantes y se llevaron casi todo

 

Sin agua, sin electricidad y con lo poco que dejaron tras los constantes hurtos registrados durante los dos años de pandemia y las vacaciones escolares, los niños de la Escuela Bolivariana Los Rosales, ubicada en municipio Carirubana y a escasos metros de la refinería Cardón, estado Falcón, iniciaron las clases para el año escolar 2022-2023.

Por Corresponsalía La Patilla

Este viernes 21 de octubre, los estudiantes caminaron por la comunidad en la que se ubica la escuela, acompañados de sus docentes, para pedir el apoyo de la comunidad y recuperar las instalaciones. También para pedir ayuda para el resguardo del plantel y evitar que se sigan llevando lo poco que queda.

La escuela Los Rosales es una infraestructura reciente, construida durante el gobierno de Hugo Chávez, pero ha sido víctima de constantes hurtos y destrozos que han dejado los salones prácticamente vacíos.

Ante ello, los docentes quieren recuperar los espacios, pero que la comunidad se comprometa a resguardar la institución. En el lugar hay una matrícula de 439 niños de primero a sexto grado que habitan en los sectores populares de Punta Cardón.

Para ello hacen una campaña para pedir la colaboración de los habitantes de las zonas vecinas. Katerín Semeco, directora encargada, dijo que necesitan pintura para los salones, rejas, portones y vidrios para las ventanas que fueron destrozadas.

Además, no tienen agua por tuberías, porque se robaron todas las conexiones y ahora necesitan tubos para hacer una toma de agua desde la tubería madre hasta la escuela. “Tenemos un tanque subterráneo grandísimo, pero no nos llega agua por tuberías”, dijo la docente.

Los niños y los trabajadores llevan botellas con agua de sus hogares para consumir y también para poder preparar los alimentos que llegan a través del Programa de Alimentos Escolar (PAE). “Queremos que todos se integren, que nos apoyen a recuperar la escuela y cuidarla”, concluyó.