Omar Estacio Z.: La señora de Saab ¿Nueva defensora de tus hijos, nietos y tataranietos?

Camilla Fabri, joven esposa del hipotético embajador o testaferro del usurpador,  debutó el sábado pasado como delegada presidencial, en las jornadas de diálogo con la oposición venezolana, iniciadas en México. Siempre se puede empeorar lo empeorado. Ya en los foros internacionales, no se volverá a oír el “¡Hola, gordo!” característico, del viejo crápula del servicio exterior RoboLucionario. En lo adelante, retumbará en los salones el criollísmo ,“Buongiorno” de la dama.  

Toda persona para ejercer función pública en nuestro país, debe ser nacional y poseer, al menos, el título de educación media diversificada. Pero en la RoboLución la única ley es que no hay ley. 

Vendedora de una modesta tienda de ropa al detal en Milán y aspirante a modelo. Ese es todo el currículum vitae de la recién ungida como plenipotenciaria, currículum, por cierto, muy lucrativo, según la Guardia di Finanza italiana. https://lagranaldea.com/2022/05/02/camilla-fabbri-a-la-mama-si-pasa-algo-nos-vamos-a-dubai/

Sea como sea, so pretexto de su hipotética calidad de “defensora de derechos humanos” se  ha incorporado a referida matrona, a la mesa que decidirá su futuro, apreciada lectora, apreciado lector, el mío y el futuro de todos nuestros, nietos, bisnietos y tataranietos. 

Defensor de DD. HHH., es cualquiera. Nos explicamos mejor: Lo somos, cada uno de los ciudadanos de la Tierra, porque así lo pauta la mejor doctrina en la materia.  Pero en cualquier caso ¿Quién le ha otorgado  a la forastera credencial tan pomposa? ¿El mismo violador de DD. HH., que asesina, tortura, secuestra, que depreda el “Arco Minero”? 

  Restaría dar por sentada la nacionalidad venezolana de la dama, para guardar las apariencias legales de su nombramiento

  Nada nos sorprende. El Tribunal Supremo RoboLucionario, no hace mucho, cumplió la misión imposible de sustituirle al usurpador su gentilicio cucuteño, por el de nacido en Caracas. Alguna autoridad de la misma catadura de un sopetón, vía express, certificará a la advenediza, como barloventeña de pura cepa, nacida y amamantada, en Cúpira, municipio Pedro Gual, estado Miranda, Venezuela. 

Nunca desgobierno alguno, ni siquiera el más corrupto, había demostrado tanto empeño en pro de la  liberación de un acusado de desbancar su propia Tesorería Pública. Tal defensa, no ha sido gratuita. Ni por amor. Camaradería. Ni afinidad ideológica. Sino por olientes y pestilentes, millones de dólares.  

En anteriores crónicas, hemos levantado acta al respecto: El supuesto testaferro o suplantador habría traicionado a su suplantado, mediante un acuerdo de delación premiada, muy amoroso, pero con la, DEA.. Para que se compruebe que las puñaladas traperas han sido recíprocas, consta de las actas del juicio por el cual está preso, en Miami, que el propio embajador y testaferro, ha denunciado que El Usurpador, le retiene como rehenes amenazados de muerte, a sus hijos y esposa, esta última, para más señas, la mismísima enviada  Presidencial a la referida mesa internacional ¿Y a los representantes de Noruega y México no les  avergüenza, garantir un diálogo en el que una de sus participantes, además de prófuga de la justicia de su país, -que no es precisamente, Venezuela- se encuentra extorsionada y secuestrada por su pretenso comitente?

Según Maquiavelo, lo único que el ser humano no perdona, es que le arrebaten su hacienda. Sentada tal premisa, comienza a encajar este rompecabezas de ¡aventuras, acción, romance! pero sobre todo, de saqueo a un país. 

La mise-en-scène, espera por doña Camilla, en México. Las lágrimas de una mujer, mueven montañas. No obstante, dramatización alguna, hará que el supuesto diálogo, deje de ser lo que es: Un perverso evento, puramente, crematístico:

La administración de míster, Biden,  entusiasta de tales conversaciones, lo que busca es petróleo. Punto. El usurpador del gobierno de Venezuela, la liberación de su supuesto testaferro, porque se hace tarde para ajustar cuentas y preservar la “hacienda” a la que se refería, Maquiavelo. Punto y aparte. Pero el “honorable embajador” o prestanombre, se niega, muy solemne, a soltar los reales. Si los suelta mientras sigue preso, sabe que su compinche, ayudará a  echar al mar, las llaves de su calabozo. Punto final.

 Días atrás, el periodista Roberto Denis se sorprendía de la defensa a ultranza que ha asumido El Usurpador de su supuesto diplomático e interpósita  persona. Los lectores se servirán recordar que Denis es un especialista en la materia. No solo fue el primero en informar de los negociados del hoy preso, sino que por hacerlo de manera veraz y oportuna, se vio obligado a refugiarse en el extranjero 

  Los únicos “románticos” por no usar una palabra gruesa, que han depositado sus esperanzas en el referido diálogo son los venezolanos de bien que solo piden la democracia. 

Que nadie se sorprenda  ¿La Mesa de Diálogo instalada en México?  A ver, damas y caballeros ¿Cuánto vale el show? 

@omarestacio