Vender contenido erótico es peligroso en Venezuela

(foto c5n.com)

 

Tomas Rivera, sexólogo, señaló a 2001 que al igual que toda práctica sexual este debe ser consensual. Si la otra persona no está al tanto de que lo están grabando cuenta como acoso sexual.

Por Diario 2001

“De manera higiénica es seguro, porque no hay contacto físico, pero estos videos pueden ser grabados en doble pantalla”, aseguró.

Así como hay parejas que recurren a esta práctica por relaciones a distancia, hay quienes sacan un negocio de esto.

Rivera explicó que por encuentros así se pagan por hora.

Ámbito Legal

En ámbitos legales, esto no es prohibido y solo se pena si hay menores de edad involucrados.

Alberto Díaz, abogado penalista, destacó que el riesgo más grave que corren las personas es que la llamada sea grabada y difundida.

“Si un video así llega al público la persona es sometida a burlas y comentarios ofensivos”, detalló.

Destacó que en los casos donde un involucrado graba el encuentro sin permiso de la otra persona cuenta como delito. Al igual que cuando el involucrado difunde el vídeo para el escarnio público de la segunda persona involucrada.

La situación se agrava si hay un menor involucrado, sea con o sin su consentimiento.

Con respecto a esto como negocio, el abogado asegura que esto ocurre en todo los países. En el caso de Venezuela no solo se registra en migrantes sino en criollos que viven en diferentes regiones y hasta clases sociales.

«Esto puede verse en todos lados, lamentablemente debido al estatus de los migrantes se ven obligados a buscar oficios donde no se sienten cómodos con la idea de generar ingresos».

El contenido sexual por webcam no se diferencia del contenido que se produce en páginas como OnlyFans, según Díaz.

Además afirmó que ya no se usa solo la cámara web y esto puede ser producido desde Whatsapp hasta Facebook.