Humilde venezolano habla seis idiomas y tiene un valioso emprendimiento en Bogotá

Luis Cova llegó a Bogotá a dar clases de inglés y francés, pero le ha tocado trabajar en cualquier oficio. Foto: ALCALDÍA DE BOGOTÁ

 

 

Aunque es profesional universitario y habla a la perfección seis idiomas: español, inglés, francés, alemán, polaco y esloveno, el venezolano Luis del Valle Cova no se amilanó cuando llegó a un país desconocido, y como todo migrante le tocó comenzar de cero, vendiendo arepas, tinto, cigarrillos y chunchullo, en las calles de Bogotá.

Por Milagros Palomares | Proyecto Migración Venezuela | SEMANA

Así empezó su nueva vida en la capital colombiana, hace seis años, cuando agobiado por la crisis económica y humanitaria de Venezuela, decidió migrar.

En sus inicios llegó a Colombia a dictar clases de inglés y francés y desde el año pasado, lidera la Fundación Naciones de Manos Emprendedoras, que vela por los derechos humanos y las ayudas para sus compatriotas venezolanos.

A la Secretaría de Integración Social de la Alcaldía de Bogotá, Cova le contó su historia de lucha y superación, en la ciudad que actualmente acoge a casi 500 mil migrantes venezolanos, o nuevos bogotanos, como los llama ahora la alcaldesa Claudia López.

“Soy huérfano de padre y madre y me crió una familia extranjera en Venezuela, polaco-yugoslava, y en la casa se hablaban varios idiomas’’, relata el migrante, que se graduó como licenciado en idiomas, traductor e intérprete simultáneo, de la Universidad Central de Venezuela, en la ciudad de Caracas.

En noviembre de 2022, la Fundación Naciones de Manos Emprendedoras, fue una de las 24 organizaciones sociales seleccionadas por el Instituto Distrital de Participación Ciudadana, (IDPAC), en el segundo Festival Panas y Parces: un pacto por la integración, en el que les entregaron -a cada una- un kit tecnológico con un computador, una tablet, un celular, un aro de luz y un morral con el fin de aportar a su sostenibilidad.

Luis del Valle tiene 61 años, nació en Maturín, estado de Monagas, en la región nororiental de Venezuela. Dice que ya se adaptó al clima frío después de sufrir el contraste de los 40 y 45 grados centígrados de su tierra a los 16 de Bogotá.

Cova agradece a Colombia por la campaña para hacer “visibles” a la población migrante venezolana, a través de la medida de regularización con el Permiso por Protección Temporal (PPT).

Lea más en Proyecto Migración Venezuela