Edgard Romero Nava: La deuda a Conoco y las nuestras

Se lee, en medios periodísticos que, el Gobierno está Negociando pagarle con petróleo a Conoco, la deuda adquirida por expropiación de sus activos petroleros.

Sin duda esta es una buena noticia. Poder comenzar a honrar y limpiar las obligaciones públicas, con acuerdos diferentes al pago de contado.

Con este esquema, no solo se disminuye la deuda, sino también, se reduce, en parte, el riesgo, que activos en el extranjero, propiedad de la Nación, puedan ser embargados y/o perdidos.

Las deudas por expropiaciones no sólo son, en materia petrolera, sino en múltiples actividades: agrícolas, industriales, comerciales e inmobiliarias, de los cuales unas fueron pagados y otras no.

Los activos ahora gestionados por el Estado que no reflejan los resultados esperados y aumentaron la deuda pública y la nómina del Estado.

Por ello, el comienzo de una posible negociación con Conoco, es una buena decisión, al demostrar, de parte del Gobierno, la voluntad de pago y resolución de conflictos, y la disminución de su nómina.

A la vez, abre el camino a diversas formas de negociación, con los disímiles acreedores, que dependerá de cada caso, donde, el petróleo, el trueque y los papeles de deuda pública, sean parte de formas de disminución de su deuda, tanto externa como interna.

Con esta nueva manera de negociación ya se observan resultados

Ejemplos, entre otros, la devolución del Sambil la Candelaria, el acuerdo con Chevron y la aceptación de pago de la deuda de la refinería de Santo Domingo y al parecer otros sin ninguna publicidad.

En el caso de Conoco, deseamos que se llegue a convenio que sea ganar-ganar, lo que permitiría reactivar las zonas de explotación y que se logren las autorizaciones que correspondan.

Por supuesto que sobrarán las críticas, a favor y contra.

De la misma forma y en el mismo tiempo que la resolución de las deudas internacionales, se debe, resolver y saldar las deudas nacionales negociando con los contratistas y suplidores petroleros.

Ayudaría a levantar producción si la nueva Directiva de PDVSA, acepta pagarle con crudo a los diferentes contratos y alianzas.

Lograr mejorar las condiciones financieras de quienes ya están en el negocio es la única manera de estimular mayor producción.

EE. UU., produce sobre 10 millones de barriles con la sumatoria de cientos de empresas pequeñas y pocas operadoras grandes y el Estado no opera, ni produce- cobra.

Ex presidente de la Cámara Petrolera, Consecomercio y Fedecámaras

@eromeronava