Arqueólogos descubren un “secreto dorado” en la boca de una aristócrata del siglo XVII (FOTOS)

INRAP

 

 

Consideran que este estudio completa la historia de la odontología, pues los trabajos se realizaron un siglo antes de la llegada de los primeros verdaderos dentistas.

Por rt.com

Arqueólogos del Instituto Nacional Francés de Investigación Arqueológica Preventiva han descubierto un secreto, de más de 400 años, de una aristócrata francesa del siglo XVII, quien ocultó la pérdida de un incisivo con una prótesis y usó un alambre de oro como puente dental. El cadáver de Anne D’Alegre, condesa de Laval, fue descubierto en 1988 durante una excavación arqueológica en el Castillo de Laval. Recientemente, los investigadores determinaron que d’Alegre padecía una enfermedad periodontal, informa Radio France.

La condesa D’Alegre murió en 1619, a los 54 años de edad. Su esqueleto se encontró embalsamado en un ataúd de plomo, que lo preservó muy bien, al igual que sus dientes. El estudio, dirigido por Rozenn Colleter, investigadora asociada al Centro de Antropobiología y Genómica de Toulouse, empleó las tecnologías digitales modernas de diagnóstico periodontal para analizar su dentadura. Mostró que se había usado alambre de oro para mantener juntos varios de sus dientes, a modo de puente odontológico, y enderezarlos. También tenía un incisivo artificial hecho de marfil de elefante.

Sin embargo, en criterio de los expertos, el elaborado trabajo dental “solo empeoró la situación”, ya que los alambres habrían requerido un ajuste repetido a lo largo de los años, desestabilizando aún más los dientes adyacentes. El estudio también mostró que había perdido otros dientes en el lado izquierdo de la mandíbula, incluido un molar, combinado con el desgaste de los dientes provocado posiblemente por el bruxismo (rechinar de los dientes).

Fuerte presión social

Los investigadores suponen que D’Alegre tuvo varias razones para soportar el dolor que le infligían durante las sucesivas intervenciones. En un momento en que la apariencia se consideraba un valor y un rango en la sociedad patriarcal, donde las mujeres aristocráticas eran juzgadas por su buena moral, riqueza y belleza y estaban bajo una fuerte presión social.

Más allá de la única oferta terapéutica y lejos de la única coquetería, este estudio también demuestra la importancia de la apariencia para las mujeres aristocráticas sometidas a fuertes presiones sociales (como el estrés o la viudez)”, escribieron los autores del estudio, publicado en el Journal of Archaeological Science: Reports.

 

Los investigadores consideran que este estudio completa la historia de la odontología, pues los trabajos se realizaron un siglo antes de la llegada de los primeros verdaderos dentistas.