Pdvsa endurece las condiciones de pago para los compradores de petróleo

De archivo. Vista parcial de un buque petrolero en el terminal de carga de Complejo Jose, en Venezuela

 

La petrolera estatal venezolana PDVSA está endureciendo los términos para los compradores después de un mes de suspensión de la mayoría de las exportaciones de crudo y combustible, exigiendo el pago anticipado antes de las cargas en efectivo, bienes o servicios, según documentos de la compañía vistos por Reuters

lapatilla.com

El nuevo presidente ejecutivo de PDVSA, Pedro Tellechea, puso en marcha la medida este mes. Refuerza las medidas implementadas el año pasado luego de que varios compradores se saltaran los pagos del petróleo, que proporciona la mayor parte de los ingresos del país sudamericano.

Después de tomar el timón, Tellechea lanzó una extensa auditoría de los contratos de suministro , según una orden escrita a PDVSA vista por Reuters.

Su orden congeló los cargamentos, incluso empujó algunas embarcaciones que habían comenzado a recibir petróleo, hasta que se completara la revisión y se pudieran modificar o ratificar los contratos de venta, según documentos internos y tres personas familiarizadas con el tema.

Al 27 de enero, un total de 28 embarcaciones, incluidos 21 superpetroleros, esperaban cerca de los puertos de PDVSA para cargar unos 45 millones de barriles de crudo y combustible para la exportación. Otros cuatro barcos habían cargado pero estaban esperando las autorizaciones para partir, según el servicio de monitoreo de embarcaciones TankerTrackers.com.

Los nuevos términos reducen una amplia variedad de modalidades de contrato a unas pocas que requieren el pago anticipado de los cargamentos en su totalidad en efectivo o permiten el pago a través de bienes y servicios a Venezuela, pero deben recibirse antes de que Venezuela libere el petróleo, según los documentos.

PDVSA no respondió a una solicitud de comentarios.

‘Resolver’ problemas económicos

PDVSA explicó en un contrato visto por Reuters que el prepago en efectivo coloca a la empresa “en una posición comercial favorable porque aseguraría ingresos para el país que son esenciales para resolver su situación económica”.

Los nuevos modelos establecen plazos inferiores a 30 días para realizar transferencias bancarias o liquidar saldos de deudas pendientes.

En los casos de swaps en los que la venta de petróleo relacionada supere el valor de los bienes o servicios, Venezuela deberá recibir cualquier saldo pendiente en especie antes de que el Estado asigne el próximo cargamento, mostró uno de los documentos.

Incluso los compradores a largo plazo deben cumplir con las nuevas reglas que exigen el pago total en efectivo antes de cada entrega de petróleo.

En lo que va de mes, los contratos de canje con la cubana Cubametales y la firma estatal iraní Naftiran Intertrade Co (NICO) se encontraban entre los pocos vigentes.

Un contrato con Chevron Corp (CVX.N) para el pago de la deuda no se vio afectado. PDVSA ha continuado cargando buques fletados por Chevron y descargando importaciones de la firma estadounidense.

Ha continuado un contrato similar para pagar la deuda con China con petróleo, aunque el cliente ha enfrentado más de 30 días de retrasos en la carga, según los documentos de envío y los datos de Refinitiv Eikon.

Desde que se impuso la suspensión a principios de enero, solo uno de la lista de nuevos clientes e intermediarios de PDVSA, Hangzhou Energy, ha sido autorizado para reanudar la carga luego de una extensión de contrato de 12 meses acordada esta semana, según los documentos y una de las fuentes.

Otros contratos están en la revisión final y deberían autorizarse pronto, dijo otra fuente.

Bajo el radar

Antes de las sanciones de EE. UU., PDVSA solía recibir cartas de crédito como garantía si se autorizaba a los compradores a convertirse en clientes establecidos y los pagos se completaban en 90 días. Los mecanismos de auditoría se suspendieron hace unos dos años debido a que las sanciones expulsaron a los clientes tradicionales que fueron reemplazados por intermediarios poco conocidos sin antecedentes de ventas de petróleo.

Algunos de esos nuevos intermediarios han enfrentado casos judiciales bajo acusaciones de corrupción y malversación.

Tras un aumento en el número de salidas de cargamentos de petróleo sin la debida compensación a PDVSA, la compañía exigió el año pasado que se le pague por adelantado, al menos parcialmente, en efectivo o en bienes. Pero la medida no había detenido del todo los cargamentos furtivos.

Ahora, la mayoría de los contratos propuestos implican una forma de canje, por lo que PDVSA paga con petróleo a cambio de que el gobierno reciba alimentos, medicinas o servicios, incluida la reconstrucción de viviendas y equipos de telecomunicaciones.

La suspensión ha tomado por sorpresa incluso a los empleados de PDVSA.

“Mientras los contratos permanezcan suspendidos, nos han dicho que registremos todas las exportaciones en hojas de Excel”, en lugar de usar el sistema de administración de contratos de PDVSA, dijo un empleado de la empresa.