El País: Venezuela, de país de tránsito a productor de cocaína

Los grupos criminales aprovechan una vía terrestre deteriorada entre los Estados Amazonas y Bolívar para el tráfico de drogas.
SERGIO GONZÁLEZ

 

Venezuela se habría convertido en los últimos años en un país productor de droga, después de décadas de ser un puente clave para el tráfico de sustancias ilegales. Así lo asegura el Gobierno de Estados Unidos y el portal Insight Crime, un monitor hemisférico que hace seguimiento al impacto del crimen organizado en la región. “En la era Maduro, el tráfico de drogas se ha atomizado con una proliferación de actores. La participación del país en la cadena global de suministro se ha expandido más allá del tránsito de drogas, con las primeras incursiones en la producción de cocaína”, dice la investigación. Caracas, habitualmente a través funcionarios militares, cuestiona el sesgo de estos informes.

Por: El País





El Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada colgó hace muy poco en sus redes sociales pruebas de varios operativos documentando la quema de cultivos de coca y amapola. “Se expulsará a todos aquellos que irrespeten nuestras leyes y ofendan la patria con sus infames vicios”, advierte la publicación.

Las acusaciones al Gobierno por sus presuntos nexos con operaciones financieras vinculadas al narcotráfico han aumentado de intensidad durante el mandato de Nicolás Maduro, que ya cumple 10 años en el poder. En 2005, el propio Chávez decidió poner fin al convenio de cooperación antinarcóticos que tenían Venezuela y la DEA. A su sucesor se le achaca la anarquización de las zonas mineras, la actitud tolerante con las guerrillas colombianas, la entronización de mafias en la frontera con Colombia y la consolidación de operaciones de narcotráfico en la costa oriental del país.

En cualquier caso, el volumen de cultivo de hojas de coca en Venezuela, contabilizadas en cientos de hectáreas, es aún muy inferior al que existe en Colombia, el mayor productor del mundo con 200.000 hectáreas, o los países que le siguen, como Perú, con 20.000 hectáreas, o Bolivia, que tiene cerca de 10.000. Algunas fuentes apuntan a que, más que cultivos, lo que ha proliferado son los laboratorios de procesamiento, sobre todo en Estados llaneros, como Cojedes, o en la zona oriental del país.

Puedes leer la nota completa en El País