Carlos Sánchez Berzaín: Crisis del presidencialismo en Ecuador y el parlamentarismo como opción en Latinoamérica - LaPatilla.com

Carlos Sánchez Berzaín: Crisis del presidencialismo en Ecuador y el parlamentarismo como opción en Latinoamérica

La crisis que vive Ecuador con la disolución del Congreso y la convocatoria a elecciones decretada por el Presidente de la República es ingobernabilidad. Resulta de la multiplicación de candidatos y grupos políticos que inhabilitan al sistema presidencialista. En la mayoría de los países con democracia de Latinoamérica, llegan a la presidencia los candidatos que obtienen la primera o segunda minoría y lo hacen condenados a la imposibilidad de gobernar. Independientemente de ideologías o programas, los presidentes latinoamericanos son autores y víctimas de la crisis del presidencialismo que hace urgente la opción del parlamentarismo.

El presidencialismo o sistema presidencial es “una forma de gobierno fundada en la República y la división e independencia de poderes entre el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en la que el Jefe de Estado es también el Jefe de Gobierno y es elegido de forma directa por los votantes y no por el Congreso o Parlamento”. El parlamentarismo o sistema parlamentario es el “sistema de gobierno en que la elección del gobierno o Poder Ejecutivo emana del Parlamento o Poder Legislativo y es responsable ante este”. En el sistema parlamentario el Jefe de Estado es normalmente distinto al Jefe de Gobierno.

El sistema presidencialista funciona con pocos candidatos, dos o tres, para que el ganador pueda concentrar el suficiente apoyo y tener representación mayoritaria o de estabilidad en el legislativo. Con multiplicidad y hasta decenas de candidatos en las elecciones, la segunda vuelta determina la elección de un presidente que es solo primera o segunda minoría y que está marcado por la ingobernabilidad o el golpe de estado.





La causa estructural de la crisis que atraviesa hoy Ecuador es la ingobernabilidad de un Poder Ejecutivo de minoría en el apoyo popular y en el Parlamento. No se trata solo de Ecuador pues la crisis de Perú tiene la misma causa que produjo el fallido golpe de estado por el presidente Castillo; en Colombia Petro ya señala el camino de la ruptura del orden democrático amenazando por no tener mayoría; en Chile Boric está paralizado y sufre repetidas derrotas; Lula en Brasil ha llegado al poder con una mega coalición que solo es minoría.

En el caso de Ecuador, en las elecciones del año 2021 Guillermo Lasso obtuvo en la primera vuelta la segunda minoría con el 19,74% de votos frente a Andrés Arauz que logró el 32.72%, con una participación del 80,99% de los votantes inscritos. En la segunda vuelta ganó Lasso con el 52,36% de votos, pero ese incremento no cambió su condición de minoría en el parlamento. Este es el origen de un gobierno débil que además perdió sus alianzas en el ejercicio del poder y que no tuvo la capacidad o la oportunidad de implementar acuerdos de gobernabilidad en base a políticas de estado. Minoría con mal gobierno es crisis y caída.

La situación se repite en las elecciones del año 2021 en Perú, Pedro Castillo obtuvo en la primera vuelta el 18,92% de respaldo popular con una participación del 70,05% y Keiko Fujimori el 13,41%; en la segunda vuelta Castillo recibió el 50,13% de los votos y Fujimori el 49,87%. En Chile las elecciones de 2021 tuvieron en primera vuelta la participación del 47,33% y Gabriel Boric obtuvo el 25,83% como segunda minoría frente a José Antonio Kast que recibió el 27,91%; en la segunda vuelta ganó Boric con el 55,87% con una participación del 55,64%. En las elecciones de 2022 en Colombia con 54,98% de participación de los votantes inscritos Gustavo Petro obtuvo el 40,34% en la primera vuelta y el 50,44% en la segunda.

La multiplicación de candidaturas que fraccionan la representación no permite la existencia de mayorías sin las cuales el presidencialismo no produce gobernabilidad. Las elecciones de Ecuador 2021 hubo 16 candidaturas presidenciales, en las de Perú 2021 habían 24 candidatos presidenciales, las de Chile 2021 se realizaron con 7 candidatos a la presidencia y las de Colombia 2022 con 6. Cada candidatura representa a su vez un conjunto de alianzas de múltiples partidos y agrupaciones políticas que al obtener representaciones parlamentarias se fraccionan.

Ecuador tiene la ventaja de la denominada “muerte cruzada” o “disolución de la Asamblea Nacional” que es una institución del parlamentarismo, introducida por el dictador Correa para fortalecer el poder presidencial. En países como Perú que no tienen este mecanismo se producen golpes de estado como pasó con el ex presidente Castillo hoy en la cárcel, o con peor suerte se instalan dictaduras como en Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

Para este tipo de realidad, de pluralidad y multiplicación de partidos, agrupaciones y candidatos el sistema es el parlamentarista, en el que luego de elegir a los miembros del poder legislativo se forma una mayoría parlamentaria que elige el gobierno, lo sostiene y le da gobernabilidad. Esta es la opción a considerar para la estabilidad democrática de países en Latinoamérica.