Un investigador dijo que China creó el Covid-19 como una arma biológica y que la probó en diferentes especies

FILE PHOTO: Security personnel keep watch outside Wuhan Institute of Virology during the visit by the World Health Organization (WHO) team tasked with investigating the origins of the coronavirus disease (COVID-19), in Wuhan, Hubei province, China February 3, 2021. REUTERS/Thomas Peter/File Photo

 

Un investigador del Instituto de Virología de Wuhan, el laboratorio sospechoso de estar vinculado al inicio de la pandemia de coronavirus, reveló que el régimen chino creó el COVID-19 como “arma biológica” y que él y sus colegas fueron encargados de identificar la cepa que pudiera propagarse de manera más eficaz entre diversas especies, incluida la humana.

Por infobae.com



El investigador, llamado Shan Chao, habría hecho estas revelaciones a un colega, quien fue posteriormente entrevistado por la bloguera y activista de derechos humanos de origen chino Jennifer Zeng. El informante dijo que habló con Chao entre marzo y abril de 2020. La bloguera lo entrevistó en septiembre de 2021 bajo condición de anonimato y publicó las declaraciones el miércoles en Twitter y en su página web.

Durante la entrevista, el informante contó que Chao le dijo que en febrero de 2019 un superior le proporcionó cuatro cepas de coronavirus. Recibió instrucciones de probar estas cepas y determinar cuál tenía el mayor potencial para infectar a múltiples especies, con especial énfasis en la infectividad humana. El investigador habría afirmado explícitamente que estas cepas eran de ingeniería artificial e incluso utilizó el término “arma biológica” para describirlas.

El equipo de Shan Chao hizo pruebas en ratones transgénicos con receptores ACE2 humanos, monos y hurones. Las pruebas terminaron en mayo junio de 2019, según el informante.

Chao también habría contado que durante los Juegos Mundiales Militares de 2019 en Wuhan desaparecieron varios de sus colegas. Uno de los desaparecidos reveló que habían sido enviados a los hoteles que alojaban a atletas de diferentes países para “comprobar las condiciones de salud o higiene”. Sin embargo, Shao dudaba que estas acciones estuvieran relacionadas con la investigación virológica y sugirió a su informante que estaban potencialmente implicados en la propagación del virus.

Lo mismo habría ocurrido en Xinjiang, la región en la que el régimen chino es acusado de violaciones de derechos humanos contra la minoría uigur.

La ficha de Shan Chao en la página del instituto de Virología de Wuhan

 

Para leer la nota completa pulse Aquí