Tomas ilegales en oleoductos: la otra cara de la crisis de gasolina en Venezuela

Tomas ilegales en oleoductos: La otra cara de la crisis de gasolina en Venezuela

 

El comercio ilegal de gasolina en Anzoátegui se ha convertido en un lucrativo negocio para mafias que operan en la Faja Petrolífera del Orinoco, a lo largo de la Troncal 16, una carretera que comunica a la entidad oriental con el estado Bolívar. En cualquier tramo por donde pase un oleoducto, se consiguen tomas ilegales.

Por Corresponsalía lapatilla.com





Aunque las mismas son operadas en su mayoría por indígenas de la etnia kariña y cumanagotos, que residen en la zona sur de Anzoátegui, existe un entramado de personas, no identificadas que están detrás de estas acciones ilícitas.

“Cuando no puedes hacer la cola por dos o tres días en una estación subsidiada, vas donde los indígenas, llenas rapidito y más barato que en las internacionales (estaciones de servicio)”, asegura un transportista que se identifica como Juan Díaz. El hombre asevera que en esos campamentos venden 5 litros de combustible por un dólar, precio que contrasta con el medio dólar por litro que se paga en un expendedor de gasolina sin subsidio.

 

Tomas ilegales en oleoductos: La otra cara de la crisis de gasolina en Venezuela

 

Las tomas ilegales y los sitios para tanquear clandestinamente estarían a lo largo de la Troncal 16, entre Bajo Hondo y El Tigre, pero en estas solo “pueden comprar personas referidas por otros clientes. Nadie se atreve a detenerse, si no es referido por alguien, pues le podrían dañar su vehículo”, dijo un comprador que no quiso identificarse.

En esta zona, no hay señal de telefonía móvil. Entonces quienes “trabajan” con estas mafias se comunican por radio, le hacen seguimiento a los vehículos desde que se desvían a los sitios donde está el combustible hasta que salen del sector, lo que evidencia una estructura delictiva organizada, que contribuye al desangramiento de Pdvsa.

Aunque el control por parte de las autoridades se ha incrementado, sumando 63 detenidos (38 por contrabando y 25 por sustracción en tomas ilegales) en lo que va del año en procedimientos ejecutados por cuerpos de seguridad, estas acciones delictivas se extienden por territorios despoblados y de difícil acceso.

Otra de las zonas en la que se registran tomas ilegales de gasolina es el sector Mare Mare, municipio Freites, donde se realiza la perforación y la instalación de mecanismos rudimentarios para sustraer gasolina directamente desde tuberías que provienen de Barcelona.

Accidentes mortales

 

Tomas ilegales en oleoductos: La otra cara de la crisis de gasolina en Venezuela

 

Este “negocio” es peligroso. Por ejemplo, el pasado mes de febrero, un hombre de 29 años de edad murió por asfixia al inhalar gases tóxicos mientras extraía gasolina directamente de una fosa ubicada en la línea M13, que viene desde Puerto La Cruz hasta San Tomé, municipio Guanipa.

Quiénes se vinculan a estas mafias, aprovechan puntos ciegos y de poca vigilancia en algunos sectores, que en años anteriores eran supervisados a diario por personal de seguridad de la industria petrolera.

En las zonas donde se almacena el combustible de forma ilegal, no hay condiciones adecuadas para esta actividad, lo que ha generado explosiones y otros accidentes menores, los cuales muchos no son reportados.

 

Tomas ilegales en oleoductos: La otra cara de la crisis de gasolina en Venezuela

 

Uno de los hechos más recordados, por estar ubicado en una zona altamente habitada, fue la explosión en el oleoducto a altura del puente de la parroquia Naricual, municipio Simón Bolívar, estado Anzoátegui, el 11 de enero de 2022, donde falleció una persona. La población se mantuvo en zozobra por semanas, y aunque no hubo versión oficial, los vecinos aseguran que el siniestro fue por tomas ilegales.

No hay gasolina

La zona sur de Anzoátegui, el estado Bolívar, norte de Guárico, entre otras jurisdicciones, están afectadas por un desabastecimiento sostenido de combustible. En estas zonas donde operan mafias de extracción, las estaciones de servicio subsidiadas registran filas, donde el tiempo de espera va desde 48 horas a una semana.

Extraoficialmente se conoció que el Sistema de Suministro de Oriente de Pdvsa (Sisor), ubicado en San Tomé, actualmente no recibe combustible de forma directa, pues la medida para tratar de controlar las mafias fue cerrar el suministro directo por el poliducto. Por ahora, no hay fecha de reinicio del bombeo.

 

Tomas ilegales en oleoductos: La otra cara de la crisis de gasolina en Venezuela