Un ruido escalofriante, un combate sangriento y dos fracturas en la “pelea del año” de la UFC (VIDEO)

Dan Hooker (Image Courtesy: MMA Junkie)

 

Dan Hooker se repuso a graves lesiones en distintas partes de su cuerpo para imponerse a Jalin Turner en un fallo dividido.

Por infobae.com





“No está muerto quien pelea”. Ese refrán lo aplicó a la perfección Dan Hooker en una de las luchas más adversas de una carrera nutrida por 35 combates. El evento de UFC 290 contó con su participación estelar frente a Jalin Turner en el T-Mobile Arena de Las Vegas y debió continuar hasta las últimas instancias con dos fracturas a cuestas para configurar una cita nominada a “pelea del año”.

Así lo juzgó el sitio especializado MMA Fighting después de que El Colgador remontó el cruce por decisión dividida gracias a que dos de los tres árbitros le dieron la victoria por 29-28. Sin embargo, La Tarántula estuvo lejos de facilitar el triunfo en un cruce que reunió a dos de los peleadores más altos en la división de peso ligero. Tanto es así que en el cierre del primer round, Hooker sufrió una violenta patada contra su cabeza, que generó un ruido sordo y demostró la agresividad de este intento para derribarlo.

Dado el aspecto escalofriante y el llamativo sonido provocado se interpreta que allí sufrió la primera del dúo de fracturas que lo acompañó en la pelea. Eso se describe en la radiografía de cráneo practicada después de la batalla, donde se llega a observar la rotura del hueso ubicado en la mejilla derecha de su rostro. Este análisis fue subido en sus redes sociales. El golpe generó un torrente de sangre divisible en el final de las acciones en Nevada, aunque lo desestimó tras declarar que solo se trataba de un “rasguño” en charla con el comentarista de UFC, Joe Rogan.

En diálogo con The MMA Hour, recordó ese momento y aseguró que padeció una lesión en su brazo derecho en medio de ese primer asalto: “Regresé y observé y creo que fue un proceso un poco lento. Creo que fue una patada frontal en la primera ronda que creo que podría haberlo roto un poco”.

“Justo al empezar el segundo asalto, me miro el brazo porque no responde como yo quiero, y entonces, él asesta un par de patadas más y creo que eso lo rompe. Definitivamente lo sentí en el segundo round. Me dije: ‘Aquí pasa algo’”, remarcó el deportista de 33 años. Por si las palabras no alcanzan para describir el cuadro, el peleador publicó una impresión de los estudios en su cuenta personal de Instagram para detallar la gravedad.

De igual forma, en su permanencia dentro de la jaula disimuló estas molestias de gran manera y estuvo cerca de dar por concluido el combate a su favor, pero no llegó a completar la sumisión contra el estadounidense de 28 años en el cierre del segundo acto. “Yo no podía sentir mi mano derecha, y luego no fue hasta la tercera ronda, lo dejé caer y traté de acabar con él, yo estaba siguiendo con golpes, y fue un golpe y yo estaba como: ‘Voy a lanzar mi mano derecha de todos modos’. Lancé el derecho y sentí que se me iba completamente de sitio. Todo mi brazo derecho se quedó muerto. No quería ganar así”.

Lea nota completa Aquí