Más de dos días en huelga de hambre y jubilados de CVG aún no reciben respuesta sobre sus prestaciones sociales

Más de dos días en huelga de hambre y jubilados de CVG aún no reciben respuesta sobre sus prestaciones sociales

 

 

 





 

Más de 48 horas en huelga de hambre acumulan cinco jubilados del holding de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), a pocos metros de la casa matriz de la estatal.

Pableysa Ostos // Corresponsalía lapatilla.com

Una pancarta y unas camas improvisadas bajo un toldo es el espacio en el que se han mantenido los jubilados con el apoyo de algunos compañeros que se han acercado hasta el lugar para darles apoyo.

El motivo: exigen el pago de sus prestaciones sociales, y tras recurrir a todos los canales regulares y no recibir respuestas, tomaron la decisión de emprender una huelga de hambre.

Sus nombres: Pablo Millán, jubilado tras 55 años de servicio; Francisco Díaz, jubilado con 35 años de servicio; Hipólito Cedeño, 44 años de servicio a la empresa; José Rodríguez, 48 años de servicio, todos de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) Alfredo Maneiro. El quinto protestante es Hugo Medina, jubilado con 62 años de servicio en Venalum y quien además es presidente de la Federación de Asociaciones de Jubilados y Pensionados del estado Bolívar.

Francisco Díaz tiene 67 años sufre de hipertensión arterial. “‘Me sacaron de la empresa a partir del 19 de agosto del 2022. Y me llamaron para que firmara mi jubilación en enero. Desde ese momento no recibí ni medio por parte de la empresa”.

“Una vez que firmé mi jubilación, hasta la actualidad no me han pagado mis prestaciones sociales, que es por lo que estoy en lucha en este momento para que la CVG o Sidor, el ente competente, se haga cargo de no solamente del mío, sino de todos mis compañeros”, señaló Díaz.

José Rodríguez tiene 66 años, “de los cuales 48 años estuve de servicio en la planta de Sidor y estamos pidiendo acá que se nos paguen las prestaciones sociales”.

“El año pasado, hasta las vacaciones los suspendieron, no hicieron pago de vacaciones ni de nada de eso. Dijeron que en enero de este año nos iban a programar las vacaciones y lo que recibimos como respuesta fue que estábamos jubilados y que a partir de ese momento no íbamos a cobrar más por la Siderúrgica”, detalló.

En su caso se enteró de su jubilación un día que fue a Sidor a buscar un pase para medicina ocupacional, con la finalidad de solicitar una cita médica y en el portón le comunicaron que “ya había sido puesto de baja, que ya no estaba con la siderúrgica”.