Rudy Giuliani, imputado junto a Trump, se entrega a las autoridades de Georgia

El apartamento de Rudy Giuliani en Manhattan fue allanado por el FBI el 28 de abril de 2021.
Matthew McDermott.

 

El exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, quien está imputado junto al expresidente de EE.UU. Donald Trump (2017-2021) por intentar manipular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 en Georgia, se entregó este miércoles a las autoridades de ese estado.

Antes de entregarse, los abogados de Giuliani mantuvieron una reunión en la oficina de la fiscal de distrito de Fulton (Georgia), Fani Willis, con el fin de negociar los términos de la fianza.

Tras esa reunión, Giuliani acudió a la prisión del condado de Fulton (Georgia) para que se le tomen las huellas dactilares, se le hagan las fotografías para su ficha judicial y pague la fianza de 150.000 dólares que sus letrados han acordado con la Fiscalía.

En el marco de ese arreglo, similar a los que han llegado otros acusados en este caso, el exabogado personal de Trump ha aceptado seguir una serie de reglas, como no hablar de la causa con los otros imputados ni con testigos a menos que sea a través de los letrados.

La llegada de Guliani, de 79 años, a Georgia despertó una gran expectación mediática. Llegó al aeropuerto de Atlanta en un avión privado y su aterrizaje fue transmitido en vivo por la cadena CNN.

Previamente, al salir del apartamento en el que vive en Nueva York, Giuliani habló brevemente con la prensa y reiteró que tanto él como Trump son inocentes, al tiempo que aseguró sin pruebas que “enemigos de la república” estadounidense están intentando destruir los derechos de todos.

La entrega de Giuliani a las autoridades en Georgia se produce después de que otros 2 de los 19 imputados también se presentaran en la cárcel de Fulton esta semana. Trump tiene previsto hacerlo este jueves.

Todos los imputados están acusados de formar parte de una conspiración para cambiar el desenlace de las elecciones de 2020 en Georgia recurriendo a diferentes métodos, desde presiones a funcionarios encargados de certificar los resultados hasta intentos de robar datos electorales en un condado rural del estado.

Específicamente, a Giuliani se le acusa de formar parte de un plan para que 16 republicanos de Georgia actuaran como los designados de ese estado para elegir al presidente de Estados Unidos en el Colegio Electoral.

En Estados Unidos, el presidente no se selecciona mediante el voto popular, sino con un sistema indirecto, de manera que cuando los ciudadanos acuden a las urnas en realidad están eligiendo a los compromisarios del Colegio Electoral que les representan en una votación final.

Según la acusación, Giuliani supuestamente intentó que esos 16 republicanos actuaran como los compromisarios de Georgia en el Colegio electoral, en un intento por revertir las elecciones a favor de Trump, pese a que Biden había ganado en ese estado por un estrecho margen.

Giuliani fue uno de los rostros más visibles en los intentos de Trump por anular los resultados electorales en todo el país.

Uno de los momentos que mejor retrata ese papel fue la rueda de prensa que dio denunciando un supuesto fraude cuatro días después de las elecciones y en la que se pudo ver cómo le caían por la frente chorretones de sudor de color marrón, algo que el público achacó a algún tipo de producto que el neoyorquino había usado para tratar de tapar sus canas.

Esa rueda de prensa se produjo a las afueras de Filadelfia, cerca de un crematorio y de una “sex shop”, y frente a un pequeño negocio de jardinería llamado Four Seasons Total Landscaping, que su equipo confundió con la lujosa cadena de hoteles Four Seasons.

La imagen pública de Giuliani ha sufrido en los últimos años un espectacular declive: Hace unas dos décadas se le conocía por el título honorífico de “alcalde del año” por haber sabido guiar de manera estoica a Nueva York después de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Giuliani, que fue alcalde de Nueva York entre 1994 y 2001, llegó a ser condecorado con el título de Caballero Honorario de Su Majestad por la reina Isabel II de Inglaterra y la revista Time lo nombró “persona del año” en 2001.

EFE