La Guardia Nacional retiene a inmigrantes venezolanos a la intemperie y sin comida tras cruzar a EEUU

Una familia de inmigrantes tras cruzar el Río Bravo.ANDREW CABALLERO REYNOLDSAFP

 

La Guardia Nacional estadounidense retiene a inmigrantes venezolanos que cruzaron el fronterizo río Bravo (río Grande en EEUU) en el norte de México, dejándolos con raciones de agua limitada y sin comida por casi un día, denunciaron este lunes migrantes y activistas en la ciudad mexicana de Matamoros, estado de Tamaulipas.

Por El Mundo 





Un inmigrante que regresó a por comida al lado mexicano relató que ese fue el caso de un grupo de 15 migrantes venezolanos, siete adultos y ocho niños, quienes cruzaron el río Bravo por Matamoros, Tamaulipas.

Al llegar a territorio estadounidense fueron interceptados por la Guardia Nacional de ese país, quienes les impidieron seguir más allá de la alambrada de púas, a unos metros del río, frontera natural entre ambos países. Además, dijo, los dejaron a la intemperie, sin alimento y con dotaciones reducidas de agua por casi un día completo.

Las familias llegaron a Estados Unidos, pasando el caudal del Río Bravo el domingo a las 19:00 horas local.

Desde esa hora y hasta el lunes por tarde seguían en allí, soportando las altas temperaturas de la región y obligados a improvisar una casa de campaña con lonas y plásticos tirados en esa zona, sin que las autoridades norteamericanas aceleraran el proceso para retirarlos de esa área, indicó a EFE el venezolano José Márquez.

Los solicitantes de asilo pedían a sus compatriotas y habitantes del campamento, habilitado en la orilla del Río Bravo del lado mexicano, que les dieran alimento y líquidos porque no tenían provisiones.

Tras casi un día, agentes de las fuerzas de EEUU les proporcionaron algunas manzanas y botellas con agua, pero en una cantidad mínima, mientras que del lado de Tamaulipas unas personas les dejaron panes dulces y un galón de agua para que lo consumieran, mientras esperaban a que se les condujera hacia las instancias correspondientes.

Lea más en El Mundo