Mariela Magallanes: El régimen le tiene miedo a la unidad de los venezolanos

Mariela Magallanes: El cambio es indetenible y en 2024 tenemos una gran oportunidad

 

 

“El domingo 22 de octubre fueron las madres a votar para que regresaran sus hijos; los jóvenes para tener futuro; los familiares de los presos políticos para que salgan en libertad; las madres de las víctimas para que sean reivindicadas y haya justicia y, por supuesto, todos esos venezolanos que quieren que en Venezuela haya una democracia y un país de oportunidades”, fueron las palabras de la diputada por el estado Aragua, Mariela Magallanes, quien aseguró que el cambio político en el país es posible lograrlo por la vía democrática el venidero año 2024.

Adalberto Pérez / Corresponsalía lapatilla.com

Durante una entrevista exclusiva para lapatilla.com, Magallanes conversó sobre los desafíos enfrentados en los cuatro años en el exilio, el panorama político del país, así como del compromiso y las diversas razones para continuar con la lucha de la democracia.

– ¿Qué fueron esos cuatro años en el exilio?

Fue muy duro, porque cuando te vas por una elección personal normalmente planificas viajar, pero cuando es forzado, no planificado, la incertidumbre es muy grande y no sabes qué te puedes esperar, sobre todo porque no llevas nada en la mente.

A diferencia de otros venezolanos, no salimos con una maleta llena de sueños, sino con una ropa (…). Ha sido un gran aprendizaje, porque he tenido la fortuna desde Italia de trabajar por la democracia de Venezuela y eso para un exiliado político es darle esperanza de mantener activa la democracia del país.

Eso ha sido parte de mi compromiso y del objetivo de quienes queremos regresar a Venezuela. Cuando salí el 30 de noviembre de 2019, por el pasillo del aeropuerto estaba pensando que respiraría el aire de Venezuela por última vez y no sabía por cuánto tiempo.

– ¿Por qué continuar con la lucha?

Porque cuando yo decidí ser política y luchadora social, lo hice como compromiso de vida, no es un capricho. Este compromiso de vida ha comprometido a mi familia y a mi entorno. Tanto es así que ellos también pagaron el costo del exilio.

Cuando me monté en el avión y en la pantalla decía destino Caracas, para mí eso fue una emoción nuevamente indescriptible. Mi regreso fue algo soñado, fue construido y fue anhelado. Haber llegado a Venezuela ahorita, lo hago con el mismo compromiso y la misma responsabilidad, otra visión y con otra energía, pero entendiendo que ahora debemos dar un paso a la vez, debido a que la manera en la que nos fuimos fue muy abrupta. Mis hijos cuando se fueron tenían una edad; ahora están más grandes, el regreso de todos tiene que ser de la mejor manera.

– La vía es electoral, ¿cómo le explica a los venezolanos que no confían en el sistema electoral?

Nosotros somos demócratas y nos han querido sacar de la vía electoral. Cuando hemos decidido en unidad no ir a las elecciones, ha sido para demostrar ante el mundo que en Venezuela no habían elecciones libres. Para nadie es un secreto que ellos tienen el control del CNE, un órgano que debería ser independiente y no lo es.

En el 2015, cuando ganamos la Asamblea Nacional, ellos mismos dijeron que no iban a hacer más elecciones al menos que la ganaran, imponiendo condiciones en las cuales ellos nunca iban a perder prácticamente, lo que terminó pasando en las elecciones regionales del 2017.

En su momento, Andrés Velázquez pudo demostrar el fraude, por eso vino la deslegitimación internacional en contra del régimen, la responsabilidad es de ellos. Nosotros claro que creemos en la vía electoral, pero la lucha es que sea con condiciones.

– En algún momento, los venezolanos que son opositores dejaron de creer por diferentes razones. ¿Qué diferencia hay entre el Gobierno Interino de Juan Guaidó y este proceso que comandará María Corina Machado?

El gobierno interino fue una política unitaria, que fue consecuencia de la legitimidad que tenía la Asamblea Nacional de darle la presidencia encargada, que luego se convirtió en la presidencia interina. Fue una política que asumimos para deslegitimar lo que pasó en el 2018 con Maduro.

Efectivamente, el venezolano está desmotivado, pero hay una nueva esperanza. Aquí estamos trabajando para que en el 2024 haya unas elecciones libres. Lo que pasó en las elecciones Primarias, es una demostración de que la gente quiere votar. Dos millones y medio de venezolanos que salieron a votar es una demostración de lo que quieren los venezolanos para el 2024. La ruta electoral es una amenaza cierta de cambio de gobierno.

– ¿Hay miedo por parte del régimen?

El régimen más que tenerle miedo a María Corina, le tiene miedo a la unidad de los venezolanos, y saben que con María Corina Machado los venezolanos están dispuestos a votar. De la ruta electoral no nos va a sacar nadie.

– ¿Qué opinas de los partidos alacranes?

Yo no creo que sean partidos, yo lo veo más como unos personajes que se dedicaron a robar partidos, unos asalariados del régimen. Ellos definitivamente están cumpliendo una agenda. Lamentablemente para ellos esa agenda no tiene cabida para los venezolanos y entienden que eso es parte de la jugada del régimen.

– ¿Es posible que haya elecciones generales?

Hay un acuerdo firmado ahorita que se hablan de las elecciones presidenciales para el año que viene, a partir del segundo semestre. Por lo tanto, ya sabemos que en el 2024 hay elecciones presidenciales. Y en las propias palabras de la candidata María Corina Machado, el tiempo para el régimen es muy corto.

El mensaje que le damos a los venezolanos es que es posible. El cambio es indetenible, en el 2024 tenemos una gran oportunidad, debemos seguir en la ruta que, por supuesto, es electoral. Seguimos en esta lucha, porque creemos en la democracia.